La princesa de Hannover nos ha sorprendido con su imagen más casual y juveniL en su último acto en Mónaco


Desde hace décadas está considerada como la princesa más elegante y glamurosa. Ni las nuevas royals como la reina Letizia, Máxima de Holanda o Kate Middleton, ni las nuevas generaciones de su propia familia, comenzando por su propia hija, Carlota Casiraghi, han logrado desbancarla. La princesa de Hannover ha sido y sigue siendo la más con mayúsculas. Y no solo cuando la vemos en las galas más glamurosas, también de sport tiene un estilo inigualable. Con unos vaqueros, cazadora perfecto y sneakers, Carolina de Mónaco nos acaba de dar su última lección.

Aunque después de seis meses en Sudáfrica, la princesa Charlene ya está de nuevo en el Principado, Carolina continúa con una apretada agenda de actos oficiales, ejerciendo de Primera Dama. En el último de ellos acudió a un evento del Garden Club de Mónaco, fundado por su madre en los años 60, donde mostró su imagen más deportiva y juvenil.

 En vaqueros y sneakers, Carolina de Mónaco, como nunca la habías visto

Acostumbradas a verla en las galas o bodas de la realeza con los vestidos más exclusivos o en los actos oficiales con modelazos casi exclusivamente de Chanel, verla en su versión más casual ha sido una auténtica sorpresa, pero muy grata.
Posando en un jardín bajo un radiante cielo azul, Carolina lució unos vaqueros desgastados rectos, junto con una cazadora perfecto en marrón y unas ugly sneakers. Un look que podría haber sacado directamente del armario de alguna de sus hijas, pero que ella también luce magistralmente. Lo completó con un pañuelo anudado al cuello con estampado geométrico en tonos tierra y unas gafas de sol de montura metálica.
Como la llevamos viendo en los últimos meses y haciendo gala de su naturalidad, llevó su melena corta con las canas, una moda que también siguen otras royals como la reina Letizia.

En definitiva, la princesa monegasca en su versión más informal, con la que se quita unos cuantos años de encima.

La reina del estilo en Mónaco

Si su madre, la recordada princesa Grace, llevó el glamour al Principado tras su boda con Rainiero, el 19 de abril de 1956, Carolina la conseguido reinar con su glamour desde que era una jovencita a finales de los años 70 hasta ahora. Su presencia ante las focos eclipsa a todas las demás y ni las nuevas generaciones de royals, algunas de ellas reconocidas influencers, han conseguido acercarse a su estilo y elegancia.