Una buena elección del biquini puede hacerte mucho más estilizada. Sigue estos consejos para comprar el que mejor te encaja


Ya hay mucha gente que este mes de julio están pudiendo disfrutar de las vacaciones, pero el gran éxodo que todos los años se produce a las  playas de nuestro país llega con el mes de agosto. Es el momento más deseado, todavía más este año después de que en 2020 tuviéramos que vivir un verano tan atípico, pero también es cuando tenemos que pasar la temida prueba del biquini. Aunque debemos partir de la premisa de que tenemos que sentirnos bien con nuestro cuerpo, tenga más o menos curvas, michelines y celulitis, no está demás recurrir a unos pequeños trucos a la hora de elegir el biquini ideal, que nos hará vernos todavía más guapas.

El bañador ha ido ganando terreno al traje de baño de dos piezas, y todavía más cuando se van cumpliendo años. Es más fácil para disimular defectos y resulta más elegante, pero para tomar el sol el biquini sigue siendo el rey sin discusión, por eso nunca puede faltar en tu maleta de vacaciones. Aquí te vamos a dar todas las claves para que elijas el que mejor se adapta a tu silueta. Porque sí, dos prendas tan minúsculas también pueden ayudar a tu figura (y no solo quedarte sin respiración metiendo la tripa cuando sales del agua o te levantas de la toalla).

Un biquini para alargar pierna o disimular tripa

Comenzamos por el color. Lo primero que debes saber es que los colores neutros son más agradecidos que los estampados, especialmente si hablamos de rayas horizontales, que producen el efecto óptico de ensanchar la figura. Aunque resultan menos atractivos, los biquinis monocolor favorecen más que los estampados. El negro siempre es un acierto seguro, pero una vez que estás morena, los tonos empolvados también son muy atractivos.
Además, un biquini monocolor es atemporal, un fondo de armario que vas a poder llevar durante muchos veranos sin que pase de moda.

El el caso de las braguitas, cuanto más sencillas  mucho mejor. Elígelas pequeñas y altas en la zona de la cadera, la mejor forma de alargar las piernas y, con ello, la silueta en general, y que no tengan ningún otro elemento que puedan hacer que aumenten las caderas. Cuanto más simples en la parte de abajo, mejor para hacer que esa zona de nuestra anatomía parezca mas pequeña.
Eso sí, si lo que quieres es disimular tripa y afinar el abdomen tienes que recurrir a las bragas de tiro alto, que te cubren prácticamente hasta el ombligo. El efecto faja que todas buscamos.

Si hablamos de los sujetadores, el patrón que mejor encaja para todas es el escote en uve. El pico y la caída crean líneas visuales verticales que, de la misma forma que sucede con las caderas altas, suma altura a nuestros cuerpos.
También los balconet ayudan a recolocar el pecho y conseguir que parezca más estilizado.