Los vestidos negros marcan el ritmo de los looks más glamurosos. El diseño que acaba de estrenar Sassa de Osma en un tono sobrio, pero súper elegante, es sinónimo de éxito. Este tono simboliza poder, atracción e incluso a veces lo asociamos al fenómeno femme fatale. Hasta hace poco era un color prohibido en las bodas, pero llevándolo de forma correcta puede ser el look perfecto. Eso sí, en los enlaces celebrados por la mañana todavía resulta extraño que una invitada elija este color oscuro. Esto puede ser porque su carácter sofisticado se asocie más a los eventos de noche, así que teniendo en cuenta esta premisa vamos a reservarlo solo para los enlaces de tarde.

Un negro rotundo, de pies a cabeza, no es lo más acertado. Por eso, una opción perfecta para las mujeres que quieren apostar por tonos apagados es elegir un vestido como el que lleva la princesa de Hannover. Un look muy favorecedor que lleva un llamativo print de flores en color blanco sobre un fondo negro. Un diseño que al no ser totalmente oscuro, no resulta tan abrumador. Además se trata de diseño de lino de largo midi, que deja a la vista lago de pierna.

Tiene como detalles unos volantes que hacen que la prenda se vea súper delicada. Es de la colección de Johanna Ortiz y podrás encontrarlo bajo el nombre ‘Ultimate Tango Ankle’, aunque, la mala noticia, es que actualmente está agotado en la tienda online de la marca. (Pero en nuestra galería te decimos dónde puedes encontrarlo)

Sassa de Osma encuentra en un vestido negro la opción ganadora para ser la invitada más elegante

Si esta decisión estilística de Sassa nos parece una garantía de éxito, el calzado que eligió para acompañar el vestido también fue un acierto, ya que llevó unas alpargatas de cuña de color negro anudadas al tobillo, el calzado favorito de todas las Royals y la apuesta que siempre queda bien en la época de verano y, también, en el entretiempo.

Es un look de matrícula al que quiso dar todo el protagonismo, en especial al escote asimétrico del vestido, por eso apostó por llevar un peinado efecto pulido, en un recogido bajo para dejar todo el rostro despejado y lucir los pendientes de esmeralda que llevaba como joyas.

¡Echa un vistazo al estilismo deslizando hacia abajo!