La hija de Rocío Carrasco nos ha dejado con la boca abierta tras copiar, casi de forma literal, la americana fucsia que lleva su madre en su serie documental.


El estremecedor testimonio de Rocío Carrasco en Rocío. Contar la verdad para ser viva, su impactante serie documental, ha sorprendido a toda aquella persona que le ha prestado un solo minuto de su tiempo. Sus lágrimas, sus palabras y sus documentos han marcado a todos los espectadores de Telecinco durante los últimos meses, que no han podido retirar su mirada de la pantalla de la televisión. Sin embargo, sus declaraciones y sus formas no han sido lo único que han calado en la memoria colectiva; sino que su look, en un intenso color fucsia, también se ha convertido un símbolo social de poder femenino.

Ya nadie puede disociar este llamativo color de la hija de Rocío Jurado. Y cualquier americana oversize que se parezca un poquito a la que lleva la socialité en su docuserie; nos transporta directamente a ese plató blanco minimalista y a esa emotiva sintonía que representó a Suiza en el último certamen de Eurovisión.

Es tal el poder de ese color fucsia y de ese traje con marcadas hombreras y pantalón de pata de elefante que seríamos capaces de reconocerlo en cualquier escaparate, maniquí o perchero. ¡Y obviamente también en cualquier persona! Es por ello por lo que, en cuanto hemos visto el último look de Rocío Flores, no podíamos dar crédito. La hija de Rocío Carrasco acudía el pasado viernes a un evento de una conocida firma de belleza y lo hacía luciendo una americana prácticamente idéntica a la que lleva su madre durante todos los episodios de su polémico documental.

Rocío Flores se hace con una americana fucsia prácticamente idéntica a la que lleva su madre en la Rocío. Contar la verdad para seguir viva

La joven influencer, que ya roza los 800 mil seguidores en su cuenta de Instagram, para acudir a un evento beauty; eligió una chaqueta americana que, también de corte oversize y de color fucsia, nos resultaba especialmente familiar. Y es que se trata de un modelo casi idéntico al que su madre acompaña en su docuserie de un top negro de escote en uve y zapatos de salón de tacón alto. Rocío Flores, sin embargo, ha preferido combinarla de una forma mucho más sexy (y también mucho menos elegante); y la ha llevado a modo de vestido con amplio escote luciendo su sujetador blanco de encaje y la ha combinado con unas enormes plataformas de silicona transparente.

¿Mera casualidad o estudiado guiño? Sea como sea, lo cierto es que la joven, a pesar de sus grandes diferencias, nos ha recordado (y mucho) a su madre. Y es que, la miremos por donde la miremos, la blazer fucsia que ha elegido en su última aparición pública es muy similar a la que la hija de Rocío Jurado lleva en su regreso a la pequeña pantalla.