Estamos en plena temporada de bodas y Raquel Bollo se ha convertido en la invitada perfecta con un vestido de su propia colección


Todos los días no dejamos de ver eventos con famosas luciendo sus mejores galas. Han sido unos meses sin apenas salir de casa y ahora, que las restricciones se han relajado, estamos volviendo a la soñada normalidad. Además, los largos días de casi verano y el sol invitan a salir de casa, relacionarnos y disfrutar de la fiesta. Pero si hay algo que ha vuelto con más fuerza y más ganas son las bodas. Han estado más de doce meses aparcadas y ahora ha llegado el momento de vivirlas a tope. El pasado fin de semana vimos a varias famosas de boda, pero entre todas nos quedamos con Raquel Bollo y su vestido.

Desde que dejó su trabajo en televisión, Raquel vive centrada en su faceta de diseñadora de su firma RB Raquel Bollo, y precisamente con uno de su modelos se convirtió en la invitada ideal. La excolaboradora de Sálvame lució un vestido largo en color coral, con escote cruzado en uve, un corte debajo del pecho a modo de fajín para marcar cintura, manga de tirantes con un detalle de volante en una de ellas y falda de grandes tablas rematada en un volante.

Un vestido perfecto (y de fondo de armario) para las bodas de noche

La elección de Raquel ha sido la mejor para triunfar en una boda de noche. Tanto el tono coral, uno de los más favorecedores para contrastar con la piel bronceada, como su linea, que resalta todas las siluetas, lo convierten en la prenda perfecta de invitada para una boda de tarde-noche y en un auténtico fondo de armario que podrás lucir muchas temporadas.
El vestido es el modelo Ixora, tiene un precio de 225,99 euros y está disponible en la web de la firma en todas las tallas, desde la XS a la XL.

El look de Raquel ha gustado a mucho sus seguidores. Todos han alabado su elección, entre ellas dos excompañeras del programa de Telecinco, Laura Fa y Gema López. La primera la ha piropeado con un «Me encanta el vestido!!! Estas muy guapa», y la segunda también ha seguido en la misma línea con un contundente «Bellaaa».
Mientras trabajaba en Sálvame muchas de las colaboradoras vestían modelos que Raquel les traía desde su tienda de Sevilla y ahora la han seguido apoyando con sus diseños.

La elección del vestido fue ideal, pero también triunfó con su look beauty. Raquel llevó su larga melena con un recogido bajo muy pulido, con raya al medio y ligero volumen en la parta alta de la cabeza y su habitual maquillaje en tonos tierra, con los labios nude, dejando todo el protagonismo a los ojos, muy marcados con sombra smoky y mucho lápiz negro.
El resultado final es uno de los mejores looks de invitada de este comienzo de verano.