Después de una intensa semana de grandes looks, Penélope Cruz se ha hecho con la Copa Volpi a mejor actriz en el Festival de Cine de Venecia.


Lo de Penélope Cruz en el Festival de Cine de Venecia ha sido una aventura redonda. La actriz aterrizó en la tierra de los canales y las góndolas para inaugurar el evento con el estreno de Madres paralelas, la última película de Pedro Almodóvar de la que es protagonista. Y anoche, casi dos semanas más tarde, ha cerrado el festival recibiendo la Copa Volpi a mejor actriz por su papel en el nuevo filme del director manchego. Un broche final a unos días de ensueño en la ciudad italiana que resultaba especialmente justo y poético. Con ella empezó esa 78º edición de la Mostra y con ella acaba. Precioso, ¿no?

El aplauso en el estreno de Madres paralelas (o Parallel Mothers, como la llaman por allí) tuvo al público en pie aplaudiendo durante más de cinco minutos. Una ovación increíble que nos hacía pensar que Penélope tenía muchas papeletas para conseguir el premio a mejor actriz. Nosotras no hemos podido ver aún la película (en España se estrena el 8 de octubre) y nos hemos tenido que conformar con ver a su protagonista sobre la alfombra roja. ¡Y menudo gusto! Y es que la de Alcobendas ha acertado con sus todos estilismos de la red carpet; derrochando glamour siempre vestida de Chanel, en quien ha confiado en todas sus apariciones por Venecia. Incluida, cómo no, la gala de clausura del festival.

Penélope Cruz, la mejor vestida en Venecia de principio a fin

Su primera aparición en la alfombra roja nos dejó uno de los mejores looks que le hemos visto a la actriz española más internacional. Era un vestido bicolor de la colección otoño-invierno 2021 de alta costura de maison francesa. Un diseño con una falda de corte princesa de lo más voluminosa que, en color negro, presentaba llamativos detalles y flecos en blanco. No obstante, y aunque parecía imposible superar ese primer vestido, Penélope Cruz nos ha sorprendido a todos clausurando el festival con un diseño de Chanel plateado que le sentaba como un guante.

Se trata una especial pieza de corte de bailarina y hombros al descubierto con un singular escote bardot que, ajustado por arriba y con mucho volumen en la falda, creaba una favorecedora silueta a la actriz. Un modelo repleto de impoluto encaje plateado que terminaba en un discreto pero acertadísimo tul blanco que sobresalía por debajo de la falda. Un toque romántico que nos ha enamorado a todas nosotras. Para los complementos, la chica Almodóvar también ha apostado por la más absoluta sencillez. En los pies, unos tacones de pulsera con detalle bicolor en plateado y negro. Y en la mano un clutch en plomo con destellos brillantes. Sin duda, el mejor look para la mejor actriz.