Este año los abrigos de estilo furry, con pelo, borrego o plumas están completamente en boga. La combinación de cuero y borrego en abrigos es ya casi un imprescindible de invierno, no solo por el calor que aporta, sino porque no pasa de moda. El cuero este año es también una tendencia marcada que no dejamos de ver en pantalones, camisas, trench y cazadoras, es una excelente elección para ir trendy y abrigada en los días más fríos. Hoy Amelia Bono ha estrenado una cazadora de borrego que fue un acierto absoluto, pero la parte de abajo no corrió la misma suerte.

La hija de José Bono suele tener buen tino para elegir sus estilismos y el de hoy ha estado muy cerca de ser un lookazo, pero se ha quedado a medias. No todos los días se puede ser la mejor vestida.

Amelia Bono
Instagram

Para su parte superior, la influencer eligió una camiseta sin mangas, blanca y básica que combinó con un chaleco acolchado estampado en tonos turquesas, blancos y negros. Una prenda de la firma Ola Sin H que se sale de los diseños clásicos de plumíferos aburridos y casposos. Este modelo de chaleco tiene un precio de 45,95 euros y aún está disponible en la web en su versión con motivos rosas.

Amelia Bono
Instagram

Amelia Bono acierta con la chaqueta y fracasa con sus leggins

Otro de los aciertos del estilismo fue superponer sobre el chaleco acolchado una cazadora de piel en color marrón chocolate. La prenda contaba con unas solapas XXL forradas de borrego, es un diseño de Zara que ha vuelto locas a sus seguidoras y que ha recibido un aluvión de críticas positivas.

Amelia Bono
Instagram

Para sus pies eligió el calzado más demandado del momento: las botas de caña alta negras. Estas botas con suela chunky y punta roma, aparte de ser comodísimas, son súper versátiles a la hora de elaborar looks de invierno. Además, son muy fáciles de encontrar en tiendas low cost y la cantidad de diseños similares en el mercado es abrumadora.

Llegamos al patinazo. De entre todas las prendas de su, seguro, repleto armario, Amelia escogió unos leggins súper slim fit que convirtieron su estilismo en un outfit ramplón y desaliñado. La moda de las prendas skinny ha pasado a mejor vida esta temporada; ahora, hemos acogido con los brazos abiertos el corte recto, el wide leg y los pantalones campana.