Ahora que es madre, María Pombo apuesta por ir lo más cómoda posible y lo hace con un look que, según ella, no se quita en todo el día.


Ha pasado ya casi un mes de que María Pombo diese a luz a su primer hijo, Martín, en el Hospital Universitario Quirón Salud de Pozuelo de Alarcón. Fue el pasado 27 de diciembre y, desde entonces, hemos estado enganchados a las redes sociales para ver los primeros días del pequeño; que se ha convertido en el auténtico protagonista de las cuentas de Instagram de sus padres. La influencer y su marido, el arquitecto Pablo Castellano, no paran de mostrar a su recién nacido a través de historias y publicaciones en la plataforma. Algo que muchos critican, pues creen que ambos deberían evitar exponerlo tanto; pero que muchas otras adoran, pues se les cae la baba cada vez que lo ven aparecer por sus redes.

Entre la maternidad y las medidas sanitarias para la contención de la Covid-19; la joven de 26 años evita, en la medida de lo posible, los planes que impliquen pasar muchas horas en la calle e intenta disfrutar del tiempo en casa. Una decisión para la que necesita estar cómoda las 24 horas del día pero también presentable, ya que debe mostrarse ante sus cerca de dos millones de seguidores aún en la intimidad de su hogar. Comodidad y moda a partes iguales, vamos. Una combinación que ella ha sabido crear y que lo ha hecho con el conjunto perfecto para ello. Un look comfy que prácticamente no se quita y que es todo lo que necesita para estar entre las cuatro paredes de su recién estrenada casa.

El look con el que María Pombo consigue estar cómoda y presentable para andar por casa

Se trata de un conjunto de chándal formado por prendas de algodón muy mullidas que lo convierten en el perfecto uniforme para estar en casa (o como diría Paulina Rubio, en causa). Es un estilismo compuesto por una sudadera blanca con rayas rojas, naranjas, verdes y rosas de & Other Stories y unos pantalones tipo jogger, en un bonito tono aguamarina de Nautrale. Piezas con destellos de colores vibrantes pero donde predominan los tonos crudos, que ayudan a que una esté cómoda y relajada. Lo que hace que no nos extrañe lo más mínimo que la influencer no se quite estilismo tan comfy en ningún momento.

Y no lo decimos nosotras, si no que ella misma ha confesado a través de su perfil de Instagram que es un conjunto que prácticamente no se quita. A través de su perfil, la influencer escribía que este era el look que lleva últimamente «all day, everyday». O lo que es lo mismo, «todo el día, todos los días». Y es que es normal, pues el conjunto lo tiene todo: es bonito, es cómodo y le sienta de maravilla. ¿Se puede pedir más?