La que fuera colaboradora de ‘Viva la vida’ ha compartido la firma del vestido que podría llevar a la boda de Anabel Pantoja y Omar Sánchez en La Graciosa, Islas Canarias.


Irene Rosales lleva semanas un poco desaparecida de las redes sociales. Sin embargo, tiene una explicación clara. Ella misma desvelaba hace unos días que la vuelta al cole de sus hijas, Ana y Carlota, hizo que tuviera que estar más pendiente de ella. Además, la mudanza a su nueva casa ha hecho que tenga que estar centrada en la colocación de sus enseres.

A pesar del estrés que ha supuesto la vuelta al cole de sus hijas y la mudanza, Irene Rosales ha encontrado el momento para irse a buscar el vestido que llevará para el día de la boda de Anabel Pantoja y Omar Sánchez en La Graciosa, Islas Canarias. Quedan apenas unos días para que se celebre esta fecha tan especial para la colaboradora de ‘Sálvame’ e Irene y su marido, Kiko Rivera, ya han desvelado que estarán allí para el gran día junto a sus hijas.

La firma en la que ha confiado Irene Rosales para este día es Victoria de Vicky Martín Berrocal. Aunque no ha querido desvelar cómo es el vestido, la que fuera colaboradora de ‘Viva la vida’ ha enseñado la bolsa de traje, donde se ve la firma en la que ha confiado para el día de la boda de Anabel: «Algo se cuece», escribe con un emoticono que quiere guardar silencio.

«Algo se cuece», escribe Irene Rosales emocionada

© Redes sociales.

Aunque ella no ha desvelado que este sea el vestido que llevará para la boda, lo cierto es que hay muchas probabilidades. Y es que quedan apenas nueve días para el gran día, por lo que podría haber ya recogido el vestido tras hacerse algunas pruebas. Y no puede estar más feliz con el resultado, por lo que ha escrito ella misma en sus redes sociales.

Una boda que llega tras una mudanza

Tanto Kiko Rivera como Irene Rosales desvelaron sus intenciones de cambiar de casa a otra vivienda situada en Castilleja de la Cuesta (Sevilla). Ambos buscaban un inmueble con más espacio en el que tuvieran jardín y piscina, dos requisitos a los que han renunciado. La pareja ha encontrado una casa señorial en el mismo municipio en el que llevan más de cinco años residiendo y SEMANA conoce cómo es su interior. Posee 330 metros construidos distribuidos en cuatro habitaciones, tienen garaje propio y unas amplísimas terrazas en las que respirar aire fresco. Todo ello por un total, según ha podido saber esta revista, de 1300 euros.

Kiko Rivera confía en que su aventura musical siga funcionando y que siga conquistando a muchos de sus fans, al igual que Irene Rosales se vuelca en sus redes sociales. A pesar de que dejó atrás su trabajo en ‘Viva la vida’, la sevillana está volcada en su cuenta de Instagram, donde ejerce como influencer. Promociona varios productos y con ello percibe altas cantidades que ayudan a ambos a llegar a fin de mes y a soñar con casas como la que acaban de estrenar. Si bien ahora están de alquiler, quién sabe si en el futuro podrían adquirir una residencia en propiedad.