Georgina Rodríguez ha triunfado en la segunda jornada del Festival de cine de Venecia con dos espectaculares looks que nada tienen que ver entre ellos


Este jueves, Georgina Rodríguez aterrizó en el Festival de Cine de Venecia con un look arrasador: un total look en blanco. La modelo se decantó por un espectacular traje blanco de Ermanno Scervino, que ha combinado de la mejor forma con un top lencero también en blanco, con detalles de encaje y seda. Un estilismo mucho más discreto y maduro a lo que normalmente nos tiene acostumbrados, ya que la situación y el acto lo pedía así. Pero no os penséis que eso era todo lo que íbamos a ver de la pareja de Cristiano Ronaldo (que por cierto no le acompañó). Ni mucho menos. Georgina Rodríguez no solo nos tenía preparado un plato fuerte para la noche… sino que sorprendió con dos espectaculares estilismos, muy sexys.

Georgina Rodríguez tiene la versión princesa y otra más guerrera

La maniquí llegó a la alfombra roja de la Mostra enfundada en un vestido en rosa pastel con acabado en satinado que le hacía digna de una princesa Disney. Este ha sido un diseño exclusivo y hecho a medida por Pronovias. Se trata de un vestido en escote palabra de honor, que realzaba su pecho, largo, satinado, pero que escondía una gran sorpresa. Georgina no es Georgina si no le pone ese toque sexy al que nos tiene acostumbrado. Por ese motivo, guardaba una abertura lateral XXL que dejaba ver unas piernas infinitas, algo que le permitió hasta posar como la mismísima Angelina Jolie. Una imitación que no se lió nada más. Combinó este vestido con joyas Pasqueale Bruni, llamando más la atención la ancha gargantilla en su cuello, y zapatos de Casadei (775 €). Un look radiante que será uno de los que pasarán a la historia.

Georgina Rodríguez

Pero todavía quedaban sorpresas que desvelar. Georgina no aterrizó en la ciudad de los canales únicamente para sorprendernos con estos dos looks. Ni mucho menos. Tenía preparado su plato fuerte principal y el que sin lugar a dudas muestra mucho más como es ella: una guerrera nata. Lo hizo con un espectacular vestido de Liastullao. Recorrió los canales siendo la más diva de las divas enfundada en este precioso diseño, que seguía las líneas del anterior. Con escote en forma de corazón, ajustado y una enorme abertura lateral que volvía a mostrarnos su lado más sexy. Pero en esta ocasión, este era negro y repleto de pedrerías y lentejuelas. Lo combinó con sandalias metalizadas de Le Silla (577 €) y joyas de Pasquale Bruni valoradas en aproximadamente unos 15.000 euros.

Georgina Rodríguez

Dos estilismos muy diferentes entre sí, aunque con muchas cosas comunes, que solo nos deja una conclusión: Georgina Rodríguez sigue siendo una diva y sabe cómo sacarse partido a sí misma. ¿Qué más podemos pedirle si nos ha deleitado de esta manera? Os dejamos todas las fotografías para que veáis con detalle sus estilismos en el Festival de Cine de Venecia. ¡Que el ritmo no pare!