Las faldas-pareo son una de las prendas del verano por excelencia, aunque tuvieron su momento, han vuelto a aparecer y la variedad es infinita. La versatilidad que proporciona este tipo de prendas es muy útil para cambiar el largo de una falda, el tipo de nudo, crear distintas aberturas y conjuntarla con camisetas, blusas y bodies.

El estilo wrap o envolvente se ha llevado mucho a lo largo de todo el año, sobre todo, por el efecto drapeado que crea en la tela y porque realza mucho la silueta de nuestro cuerpo. La moda del street style ha cambiado radicalmente el estilo de las prendas de este año. Por eso, ahora, no es difícil ver una falda pareo integrada en un look más cosmopolita, apartada de la playa y las piscinas. Solo tenemos que cambiar un poco el chip. Ahora, imaginaos envueltas en un pareo de tipo pañuelo estampado de satén y con unas sandalias de tacón ¿cambia la cosa, no?

Prueba a ponerte una falda-pareo colorida con una blusa blanca para un look más formal

La disposición de su famoso nudo puede hacer cambiar estas telas muchísimo. Hay algunos que incluso, por su tamaño, nos dan para crear un vestido de tipo halter anudado detrás de la nuca. Hay pareos muy elegantes y sofisticados con bordados, borlas, apliques metálicos, largos flecos y pedrería de lo más llamativa.

Este año también hemos descubierto los falsos pareos, que son faldas de toda la vida, con botonadura interior o cremallera, pero que llevan el nudo decorativo y el corte wrap. Este tipo de faldas se pueden incorporar a un estilismo de invitada con unos buenos accesorios y una parte superior más elegante. No diréis que no hay opciones para atreverse…

Deslizad para descubrir los pareos más chic de la temporada y hazte con uno antes de que los retiren.