La Fashion Week de Madrid ya ha dado comienzo y la mujer de Pedro Sánchez no ha querido perdérsela y nos ha enamorado con su look.


Las apariciones públicas de Begoña Gómez parecen ir con cuentagotas. De hecho, las de cada año las podemos contar con los dedos de una sola mano. La última vez que acudió a un evento fue en marzo, en el marco del Día de la Mujer; pero antes de esa fecha no se había dejado ver desde octubre, cuando acudió a la ciudad de El Vaticano para acompañar a su marido en la visita al Papa Francisco. Sin embargo, y aunque pasan varios meses entre aparición y aparición, hay una cita que ella jamás se pierde y a la que siempre acude con ilusión y ganas. Y esa es, cómo no, la Mercedes Benz Fashion Week Madrid. O lo que es lo mismo, la Semana de la Moda de Madrid.

En su 72 edición, quizás la más especial de todas debido a la pandemia, que se celebró en septiembre de 2020; la esposa de Pedro Sánchez acudió con un look que, aunque arriesgado, estuvo muy a la altura de la ocasión. Algo que volvió a ocurrir el pasado jueves, cuando la primera dama española pisó IFEMA para disfrutar del desfile de Pablo Erroz con un conjunto muy rompedor que nos dejó a todos con la boca abierta. Y es que ella se deja ver bien poco pero, cuando lo hace, es para enamorar a todos a través de su estilismo.

El mejor look de Begoña Gómez en la Fashion Week de Madrid

La esposa del presidente del Gobierno que, como no podía ser de otra forma, ocupó su asiento en el front row de la pasarela, ocupó todas las miradas gracias a su acertado y llamativo conjunto de dos piezas. Begoña Gómez eligió (y combinó a la perfección) una bonita blazer cruzada con botones dorados en un intenso color verde chroma y un pantalón negro de bajo cropped y corte acampanado, también llamado flare, que le estilizaba de la mejor forma. Un conjunto al que añadió una sencilla camiseta básica negra de escote redondo y unos maravillosos stilettos también en verde, a conjunto con la chaqueta americana.

Sin duda, se trataba de un conjunto muy llamativo con el que es imposible pasar desapercibida pero que ella ha sabido llevar como nadie. Y es que el verde no puede ser más intenso ni chillón, y aunque puede resultar muy complicado de llevar, Begoña Gómez ha conseguido que parezca una tarea extremadamente sencilla. ¡No puede gustarnos más!