La colaboradora de ‘Ya es mediodía’ eligió para ‘La última cena’ un vestido que bien podrías llevar tú en la próxima Nochevieja.


La última cena, el talent show de cocina más divertido de la televisión ha vuelto y, en esta ocasión, lo ha hecho de la mano de Paz Padilla, que se ha convertido en la nueva e inesperada maestra de ceremonias. En el programa anterior, Chabelita Pantoja y Asraf Bueno compitieron para conseguir los mejores platos y en este último episodio, han sido Kiko Hernández y Carmen Borrego los colaboradores que se enfrentaron a los fogones más imponentes ante la atenta mirada de los espectadores y también de los comensales. Entre los invitados a esta última cena estaba Alba Carrillo que, aunque nos hizo disfrutar (y mucho) gracias a sus elocuentes comentarios, nos descolocó un poco por culpa de su estilismo. ¿El motivo? Era un look más propio de una cena de Nochevieja que de un programa de verano.

Así es el vestido que eligió Alba Carrillo para La última cena y que tú bien podrías llevarlo en Nochevieja

El vestido que eligió la colaboradora de Ya es mediodía es un diseño de corte midi en crepe de intenso color rojo con escote delantero a caja, escote espalda abierta con enorme lazada y manga larga. ¡Manga larga! A finales de julio y Alba Carrillo decide enfundarse en un precioso modelito de manga larga. Una auténtica locura, si me preguntáis a mí. Se trata, más concretamente, del modelo Alejandra de Cristina Tamborero, una impecable diseñadora catalana que hace auténticas maravillas. El diseño que ha elegido la tertuliana más elegante tiene un precio de 350 euros y, aunque no puede gustarnos más, nos resulta demasiado invernal para una noche de verano como la del pasado jueves.

Nos imaginamos llevando este vestidazo en un precioso color rojo en Nochevieja; pero también para acudir como invitada a una boda a finales de septiembre o en octubre o noviembre. Y es que su abertura trasera, con detalle de inmenso lazo, es el toque perfecto para cualquier celebración. No hay duda de que Alba Carrillo no podía estar más guapa ni más radiante. No obstante, tampoco podía haberse adelanta más a la época de invierno. Sea como sea, lo cierto es que el diseño es toda una maravilla y que seguramente nos lo pidamos para comenzar el año 2022 con mejor pie que el anterior. ¿Qué os parece a vosotras? No creéis que es un look de diez para ver las campanadas entre amigos y familiares?