Toñi Moreno ha desvelado a sus seguidores que para ella supone un mal trago dejar a su hija cuando está enferma para irse a trabajar.


La intensa agenda de Toñi Moreno le obliga a pasar tiempo alejada de su hija. Desde que la presentadora se convirtiera en madre, han cambiado sus prioridades, pero el trabajo le obliga a ausentarse cuando tiene proyectos profesionales que afrontar. Hace tan solo unos días le sucedió de nuevo, sin embargo, su marcha se hizo todavía más difícil, ya que su pequeña estaba enferma, lo que, sin duda, le generó todavía más angustia si cabe. «Solo las madres y padres trabajadores saben lo que es irse en un AVE a las seis y media de la mañana dejando a tu hija con fiebre. Tengo un nudo que no me deja respirar», posteó en una storie. Su pequeña Lola solo tiene 15 meses y, aunque se queda en las mejores manos cada vez que tiene que atender su vida laboral, lo cierto es que eso no evita que sufra.

«Amas de una manera tan animal que sufres de la misma manera. Creo que cuando tienes un hijo, te llenas de miedos, pero no hay que pensarlo demasiado. Si no, no vives», asegura Toñi Moreno. Al ser madre monoparental, la gaditana se apoya en su madre y en sus seres más queridos para que la echen una mano con su hija, un ser de luz al que Toñi Moreno le declara su amor siempre que puede. «Agárrate fuerte que no te voy a soltar nunca», ha dicho la presentadora de televisión en sus redes sociales. Aunque todavía no hemos podido ver su carita, pues Toñi prefiere preservar su intimidad, las fotografías de Toñi junto a su bebé son absolutamente emocionantes. En ellas, ambas transmiten un amor y conexión inexplicable, lo que hace que sus seguidores todavía la entiendan mejor cuando habla sobre lo que las une.

Jamás ha engañado a nadie sobre lo bueno y lo malo de la maternidad, según su experiencia. Sin pelos en la lengua, la periodista ha explicado que hay etapas que para ella han sido especialmente duras, especialmente la etapa del embarazo. «Desde el primer momento lo he pasado fatal, yo he tenido todo lo que pone en Google. Hay momentos en los que piensas para qué me he metido en esto«, dijo en MTMAD. Aunque el mayor amor que siente hacia su bebé es el más grande, durante los primeros meses para Toñi Moreno readaptarse a su nueva vida fue cuando menos complicado. «Cuando vi a la niña me dio una crisis de ansiedad. Solo tenía ganas de llorar. Me pasé una semana llorando por la mañana, por la tarde y por la noche. La depresión posparto es así», dijo para que todo el mundo comprendiera a quien lo sufre.