Contamos con dos testimonios exclusivos sobre el posible cese de Alfonso Merlos como Director de Comunicación del Colegio de Abogados de Madrid.


Merlos Place ha logrado dar la vuelta al mundo. En tan solo una semana el escándalo protagonizado por Alfonso Merlos, Alexia Rivas y Marta López ha traspasado nuestras fronteras y ya no solo ha dejado boquiabiertos a los españoles. En la prensa extranjera, al igual que en las redes sociales, hay quien piensa que una imagen vale más que mil palabras. Después de que durante la emisión de un programa por Youtube se produjera una pillada histórica en la televisión cuando una chica semidesnuda que no era su novia se cruzó por detrás de él en una vídeo llamada, se ha desatado un auténtico vendaval en su vida. Tanto es así que ya no solo está en entredicho su fidelidad o si ha respetado las normas que marca el confinamiento durante el Estado de Alarma. Por desgracia, su ámbito profesional se está viendo afectado.

Merlos, además de colaborador en varios programas de televisión, es Director de Comunicación del Colegio de Abogados de Madrid. En los últimos días se está diciendo que este cargo se está cuestionando y que incluso podría ser cesado por presiones de los propios abogados. De hecho, la Asociación Libre de Abogados (ALA) ha reclamado su cese por «irregularidades mercantiles» en su contrato. SEMANA ha querido que su presidenta, Ángeles Chinarro, sea quien nos explique directamente cuál es la situación de Alfonso Merlos en el Colegio de Abogados de Madrid y porqué han pedido su cese.

Chinarro nos explica que el polémico vídeo de Alfonso Merlos no tiene nada que ver con esta petición y nos deja claro que es anterior a todo esto. Así, nos indica que esta solicitud de su destitución es porque consideran que fue contratado ‘a dedo’ y, sobre todo, por la nula transparencia de sus labores en este puesto.

Desde esta asociación de abogados aseguran que Alfonso Merlos ni había depositado las cuentas, ni tampoco se había presentado al concurso ni a la convocatoria pública, y todo ello por un valor de más de 181.000 euros. Según ellos, no cumplía con los requisitos; sin embargo, la compañía de Merlos, Trocadero Comunicación, fue contratada de todos modos. Una contratación que indican llegó después de que asesorara al actual decano de ICAM, José María Alonso, para ganar las elecciones hace tres años. «Los motivos del cese están siendo alegados desde que se le nombró. Desde que se le nombró a finales de 2017, justo tras la campaña que ganó el Decano, en las siguientes asambleas exigimos una serie de pautas. Queríamos transparencia tanto en su contrato como en las irregularidades que existían», apunta la letrada a este medio. No obstante, nunca han obtenido respuesta. «Hemos pedido desde el minuto uno que se nos facilitara el contrato y hemos pedido que nos dieran explicaciones por el cese de los trabajadores que antes se encargaban de la comunicación. Se han blindado y con eso ya te dejan la boca cerrada. Para ellos la protección de datos es un muro de contención y se amparan en eso. Alfonso Merlos tampoco nos ha dicho nada», añaden desde ALA.

Otro aspecto que señala es que su contratación trajo consigo el despido de cuatro compañeros que se encargaban de las labores de comunicación hasta que Merlos llegara a la ICAM. «Desconocemos si tiene exclusividad firmada, el tiempo que tiene pactado de dedicación al colegio, lo que sí sabemos es que va una hora al día los días que va (…) Lo que sí conoce es el presupuesto que se aprobó para 2019. El presupuesto habilitado anteriormente era muy inferior. Antes la comunicación no estaba subcontratada con una empresa, sino que había 4 personas contratadas por el propio Colegio de Abogados y eran las que se encargaban de la comunicación. Opino que nunca debió ser contratado y que se le debería de cesar por las razones que hemos dado», dice ALA.