Rocío Carrasco sabía que este viernes se iba a enfrentar a una de sus noches más difíciles al tener que responder a las últimas acusaciones vertidas por su hija, Rocío Flores, y su hermana, Gloria Camila Ortega. Sin embargo, durante la emisión de ‘Montealto’ ha habido un giro de 180º que les ha hecho romper la escaleta del programa. En concreto, José Antonio Rodríguez, marido de Gloria Mohedano, ha entrado en directo vía telefónica para aclarar algunos puntos que se han tratado en ‘El precio del silencio’ y ha terminado confesando que ningún miembro del clan Mohedano se cree que Rocío Flores agrediera a su madre. 

Telecinco
Telecinco

En un primer momento, José Antonio Rodríguez ha llamado para dejar claro que mintió en el Tribunal de la Rota. Unas declaraciones que rápidamente eran desmentidas por el programa provocando que el marido de Gloria Mohedano reconociera que estaba mintiendo. Durante la conversación, la tensión entre tío y sobrina iba subiendo hasta que llegó el punto en el que llega a confesar que en ningún momento se creyó que Rocío Flores pudiera agredir a su madre. Tras escuchar esto, Jorge Javier Vázquez se llevaba las manos a la cabeza y no dudaba en preguntarle si ese pensamiento era personal o el resto de la familia Mohedano pensaba igual. Ante esto, el tío de Rocío Carrasco insistía en que ninguno se creía la versión de la hija de Rocío Jurado.

José Antonio Rodríguez reconoce que no se cree el relato de su sobrina cuando esta contó en la serie documental que fue maltratada por Antonio David Flores ni tampoco que Rocío Flores pudiera propinarle una paliza, a pesar de que existe una sentencia que condena a la joven. Lejos de cambiar de opinión, José Antonio Rodríguez sigue manteniendo que se cree la versión que le contó Rocío Flores, a pesar de que Rocío Carrasco le llamó personalmente por teléfono para explicarle lo que le había pasado. «Me cuenta que se ha peleado con su hija y que le ha pegado y la ha tirado al suelo. Intento conocer la otra versión. Además, si analizo todo lo que se cuenta… a mí me extraña que una pelea… ¿de pronto empieza a pegarte?«, pone en duda.

Cansada de sus palabras, Rocío Carrasco insiste en que ella no se pelea con su hija recalcando que fue una agresión y que la joven fue condenada por ello. Sin dar crédito a lo que estaba ocurriendo, Jorge Javier Vázquez tomaba la palabra y consideraba que el marido de Gloria Mohedano le estaba faltando el respeto a su sobrina: «¿Te parece poco? A ti no te parece que como tío, que ella te estaba contando aquello y estaba intranquila… ¿no te sale llamarla para ver cómo estaba al día siguiente? Tú no crees que con tantos homenajes que le hacéis a Rocío Jurado no se le caería la cara de vergüenza si entrases en un programa de televisión para desmentir un episodio tan grave como ha vivido?«. Por su parte, Rocío Carrasco insistía en que la llamada era un «despropósito» y que no había nada peor que la ignorancia.

Pone en duda a Fidel Albiac

Nuevamente, José Antonio Rodríguez volvía a poner en duda el testimonio de Rocío Carrasco e iba un paso más allá: «Estoy poniendo en duda la actuación de su marido y el cómo se ha contado. ¿Tienes al lado a una persona a la que están pegando y no intervienes? Si estás a dos metros…». Al escuchar estas palabras, los allí presentes se llevaban las manos a la cabeza y no daban crédito a lo que estaban escuchando. «No cuenta la verdad. No nos la creemos ninguno, conocemos las dos versiones, vosotros no la conocéis«, continuaba.

Harto de la situación, Jorge Javier Vázquez valoraba la llamada y la tachaba de estar fuera de lugar. «Lo que acaba de suceder es muy grave por dos cosas: por el desprecio a tu sobrina y porque va contra vuestra dignidad como seres humanos«, comentaba el presentador. Finalmente, antes de colgar el teléfono, José Antonio pedía que le llamaran de Telecinco para poder contar su visión de los hechos y contestar a la segunda parte del documental de Rocío Carrasco.