Días después de la muerte de su tío Fernando, Tamara Falcó ha vuelto a ‘El Hormiguero’. Allí ha contado cómo conoció a Su Santidad: «Me regaló un rosario».


Esta semana ha sido dolorosa para la familia Falcó. Fernando Falcó, hermano de Carlos Falcó, fallecía a los 81 años tras varios días hospitalizado. Su muerte se producía siete meses después de la del Marqués de griñón, padre de Tamara Falcó. Ha sido un duro mazazo para el clan, que ha perdido a dos de sus pilares fundamentales en muy poco tiempo. Sin embargo, el dolor tras perder a su tío no ha impedido que la hija de Isabel Preysler regrese al trabajo este jueves. Y lo ha hecho con la mejor de sus sonrisas.

La que fuera ganadora de ‘MasterChef Celebrity 4’ se sentaba en la mesa de debate de ‘El Hormiguero’, donde trabaja como colaboradora, para comentar los principales temas de actualidad. Así, hablaba de su reciente viaje a Barcelona. A su regreso a Madrid se encontró con estrictos controles de la Policía Nacional «para pedirte todos los documentos» y preguntarle «que porqué habías viajado… Son súper amables, pero te pones nervioso». La experiencia le resultó «un poco desagradable».

«Al Papa no le gusta lo que le ha tocado»

Pablo Motos y su equipo opinaban también sus valoraciones ante la última noticia del Papa Francisco, que ha dado su apoyo a las uniones civiles de los homosexuales. Fue entonces cuando Tamara, espontánea, relató su experiencia con el líder de la iglesia católica, al que conoció personalmente. «Tuve la sensación cuando estuve con él que no le gusta lo que le ha tocado. Lo hace porque es su deber y porque lo han escogido. Le gusta estar con las personas».

Antena 3

Tamara conoció al Papa en una actividad organizada por una fundación que trabaja con jóvenes. «Llegué de Roma el martes, porque acababa de estar allí con el Pare Ángel, y por la noche me dijeron que quería que presentara un evento con el Papa. Cuando llegué me dieron un montón de folios y vas a conectar con un montón de primeras damas y vas a conectar con el alcalde de Los Ángeles, y yo como ¿Alguien sabe que nunca he presentado nada?». Pablo Motos le preguntaba: «¿Metiste la pata en algún momento?». Ella respondía: «Metí la pata. Se lo he contado a tu mujer y te lo ha contado por eso sacas esto. Estaba leyendo el guión y dije: ‘Ahora los jóvenes suben y los políticos bajan’. Y veo que los hombres trajeados se bajan al suelo, que los niños se sientan al lado del Papa y digo: ‘Esto suena un poco raro’. Y no había sido así… Pero súper normal. Scholas es como muy ‘hippie’ y el Papa encantado y todo fenomenal. Muy bien».

«En la iglesia la unión es entre hombre y mujer»

Tan bien fue la experiencia con Su Santidad que hasta le hizo un obsequio. «Me regaló un rosario. ¿Qué te parece eso?», revelaba, orgullosa. Tras narrar su encuentro con Francisco se atrevió a dar su versión sobre las recientes palabras del Papa. «Lo que intenta explicar el Papa es que lo importante es el amor y él lo que dice es que mientras haya amor se puede crear un vínculo. No soy teóloga, pero en la iglesia la unión es entre hombre y mujer porque se considera matrimonio. Y se considera que en eso hay alguien que puede dar a luz… La palabra lo implica: ‘matri’, que es algo así como de ‘mater’…».

Otra de las revelaciones que ha hecho la madrileña en el programa de Pablo Motos es que la reforma de la cocina de la casa de su madre está a punto de finalizar. Fue la semana pasada cuando reveló que se están haciendo mejoras en ‘Villa Meona’, su mansión de Puerta de Hierro: «Nos estamos apañando en la cocina que tenemos en la carpa. Pero todo va muy rápido, es que mi madre tiene un poco de enchufe en las cocinas».

«Mi cocina ya está casi terminada»

Durante el tiempo que se han realizado las obras, Isabel Preysler ha trasladado los fogones de su casa a una carpa. «Mi cocina ya está casi terminada. ¡No sabes cómo está quedando! Estoy deseando invitar a gente y cocinar para ellos«, admitía.