En su primera noche como colaboradora en ‘El Hormiguero’, la Marquesa de Griñón ha pedido perdón a su progenitora, Isabel Preysler.


Tamara Falcó ha debutado como colaboradora en la mesa de debate de ‘El Hormiguero’. La semana pasada se estrenaba en el programa de Pablo Motos como invitada, donde reconocía estar encantada con este nuevo proyecto profesional e incluso hablaba de los motivos por los que llegó a engordar 20 kilos.

En su primera charla con sus compañeros, Nuria Roca y Juan del Val, la hija de Isabel Preysler se ha mostrado risueña y con ganas de aportar su habitual frescura al espacio. Así, ha revelado que su madre le ha pedido que se disculpe en público.

La aristócrata, a Pablo Motos: «Le debemos una disculpa a mi madre»

Foto: Antena 3

El motivo por el que ha pedido perdón a su madre tiene que ver con las declaraciones realizadas en su primera aparición como fichaje estrella de ‘El Hormiguero’. «Pablo, la has liado», arrancaba. «Tanto tú como yo le debemos unas disculpas». El valenciano no entendía bien de qué estaba hablando: «¿Qué he hecho ahora? Isabel, te pido disculpas, aunque no sé por qué», comentaba, atónito.

«Me ha dicho mi madre que aclare que ella nunca me llevó a un convento. Al parecer dijimos que lo había hecho. No sé, es una historia larga», admitía. El presentador comentó que podían repetir el vídeo, pero Tamara prefirió concluir el asunto manifestando alta y claramente cuál es la voluntad de su madre: «Me ha dicho que diga: ‘Yo no miento’… Bueno, no importa. Lo importante es que ya lo he dicho, ¿eh mamá? Espero haberlo hecho todo bien para que no me mande más deberes para la semana que viene». Motos, divertido por este asunto, la animaba a contar en su próxima visita al espacio en qué punto quedaría su pequeño enfrentamiento con Isabel Preysler.

«No me gusta el olor del metro»

Foto: Antena 3

Durante la emisión del programa, Tamara ha hablado de temas como la importancia de ser generoso en la vida: «Eso de ser generoso puede resultar más atractivo… Hombre, un tacaño tampoco mola, parece más feo. Hay cada guapo tonto… a los tíos les da igual que la tía sea un poco tonta», subrayaba.

También confesaba detalles hasta ahora desconocidos como por ejemplo, qué olores no le gustan. Los colaboradores han hablado de temas de actualidad, pero también han harlado sobre los olores que cada uno odia. En su caso, el aroma que menos le agrada es el de «el metro después de las tres de la tarde, creo que deberían ventilarlo y demás». Nuria Roca le contestaba: «Pero ¿tú montas en metro?». Tamara ha enumerado así los medios de transporte que más utiliza: «He ido y el metro de Madrid huele a… Voy variando, unas veces voy en bici, otras en coche…».

Nueva estrella de la televisión

Foto: @tamarafalco

Desde que salió ganadora de ‘MasterChef Celebrity 4’, a Tamara Falcó le han llovido las oportunidades de trabajo. Antes del confinamiento se convirtió en la VIP favorita de saraos y eventos diversos relacionados con la gastronomía. Después de que el estado de alarma llegara a su fin retomaba su actividad profesional estrenando en La 1 de Televisión Española el programa de recetas ‘Cocina al punto’ junto al chef Javier Peña. Sin duda se ha convertido en uno de los personajes revelación de la pequeña pantalla. Y uno de los principales reclamos de empresas relacionadas con el universo ‘gourmet’. Y eso que de pequeña no la dejaban apenas pisar la cocina. «Postres es lo único que me dejaban hacer de pequeña: brownies, soufflés, cookies», ha confesado.

Su exposición ante los focos ha permitido ver el lado menos conocido de Tamara, que cumplirá 39 años el próximo mes de noviembre. Eso sí, su fama de pija la persigue. Ella es consciente de ello y se lo toma con filosofía. «No descarto que sea pija, pero pelo conejos«, ha bromeado en ‘El Hrmiguero’. «Mi tío Miguel decía que ser pijo es como que eras gilipollas. No me identifiqué con eso necesariamente».