«Está fatal lo que hice», ha reconocido la ‘socialité’, que se ha saltado el confinamiento para quedar con su novio, Iñigo Onieva. De su chico ha señalado: «Llevamos desde septiembre».


Este miércoles, Tamara Falcó ha abordado en ‘El Hormiguero’ dos cuestiones de las que todo el mundo habla en las últimas semanas: su nuevo novio, Iñigo Onieva, y las veces que se ha saltado el confinamiento. En un total de tres ocasiones, la hija de Isabel Preysler ha sido pillada saltándose las restricciones de movilidad impuestas en la Comunidad de Madrid. Desde que sale con el apuesto diseñador de coches, nueve años más joven que ella, la ‘socialité’ tiene más vida social que nunca y, para poder reunirse con su chico, no ha tenido en cuenta las normas.

«Quiero pedir públicamente perdón»

La joven y su novio han sido inmortalizados tras el toque de queda, ya que han sido vistos después de las 12 de la noche en la calle en la zona de La Moraleja, una zona confinada de la que ni se podía entrar ni se podía salir. Ante la evidencia de las imágenes que se han publicado en los medios de comunicación, la futura Marquesa de Griñón ha pedido perdón ante las cámaras de televisión.

«Te has saltado las medidas y la prensa del corazón te llama ‘la reina de la noche», le ha recordado Pablo Motos. «Me gustaba más cuando empezábamos metiéndonos con el PSOE», respondía la colaboradora con sentido del humor. Acto seguido cambiaba el tono y se dirigía seria a la audiencia: «De verdad, quiero pedir públicamente perdón porque es verdad que el martes fui a un restaurante de La Moraleja. En el restaurante me preguntaron de dónde venía. Dije: ‘De Madrid’. Había un montón de prensa allí captando el momento… y eso fatal», admitía.

© Gtres.

«La verdad es que no te enteras de los sitios que están confinados», explicaba la hija del desaparecido Carlos Falcó. «Ahora estoy empezando una relación y parece un poco agobiante el tema».

Así habla del interés mediático ante su noviazgo: «Es un poco estresante el tema»

De este modo, la aristócrata hablaba por primera vez, y sin ningún tipo de tapujos, sobre su actual relación sentimental. «Llevamos desde septiembre y ya me han empezado a poner los amigos en el chat que suenan campanas de boda para diciembre. Y yo: ¡Un poco de estrés! ¡Es un poco estresante el tema!».

De manera clara y honesta, Tamara Falcó ha zanjado: «Está mal no haberme enterado de las noticias y haberme ido a La Moraleja. También está fatal lo que hice. Fui a la cena de un amigo y me estaba esperando un montón de prensa. Me estaba esperando la prensa. Entonces pensé que era el toque de queda: ‘Se tienen que ir’. Lo retrasé a propósito. Abrí la puerta para salir y estaban todos. ¡Y entonces se lió allí una!». Asimismo, ha dejado claro que entiende el revuelo mediático en torno a su nuevo ‘affaire’. Forma parte de su popularidad y es algo que tiene asumido: «A mí la gente me ha visto crecer y mucha gente me conoce por las revistas».

Gtres

Son tiempos de cambios para Tamara Falcó. Desde que se alzó como ganadora de ‘MasterChef Celebrity 4’ el noviembre de 2019, le llueven las ofertas de trabajo. En el terreno personal, las cosas no le pueden ir mejor. Está enamorada, ilusionada… Y hasta se ha comprado una nueva casa en la capital.

Su nueva casa, valorada en 1,5 millones de euros

Su nueva vivienda es un exclusivo ático diseñada por la firma A-cero, el prestigioso estudio de arquitectura y urbanismo de Joaquín Torres, la pareja de Raúl Prieto, ex director de programas de televisión como ‘Sálvame’ o ‘Viva la vida’. Su casa, valorada en 1,5 millones de euros, se encuentra en el madrileño barrio de Puerta de Hierro, el mismo en el que está ubicada la casa de su madre, también conocida como ‘Villa Meona’ (tiene 14 cuartos de baño). En esta zona de Madrid viven otros rostros conocidos, como la modelo Laura Ponte, el exfutbolista Jorge Valdano, la viuda de Camilo José Cela, Marina Castaño, el empresario Fernando Fernández Tapias, Paloma Segrelles madre e hija, Sassa de Osma y Christian de Hannover, entre otros.