Susanna Griso ha pedido ayuda en redes sociales para que le ayuden a encontrar a su galga, una mascota que tenía en acogida desde hace algunos meses.


Susanna Griso ha sorprendido a sus seguidores con su última publicación. Después de que la revista SEMANA publicara en exclusiva que la presentadora se separaba de su marido, Carles Torras, ahora ha sido ella misma la que ha explicado el varapalo al que se enfrenta. Acaba de perder a Kali, la perra que tenía en acogida desde hace algunos meses, una galga que la había conquistado nada más conocerla. Al parecer y según la fotografía que la catalana ha posteado en su perfil de Instagram, se ha escapado muy asustada y hasta el momento no la han encontrado. «¿Nos echáis una mano? Se asustó por unos petardos y está perdida. Lleva chip«, ha escrito junto a dos fotografías en las que comenta que huyó en la urbanización madrileña de La Moraleja (Alcobendas). «No perseguir. Si la veis por favor avisad a los teléfonos que figuran abajo», comentó la periodista. No ha bastado que llevara un collar especial para perros escapistas, cuya función es que cuando nuestro perro tira sea muy difícil quitárselo y, además, un arnés.

Aunque muchos de sus followers la han animado a que siga buscándola y no se rinda, ella, por el momento, no ha dado más pistas sobre en qué punto se encuentra la búsqueda de su perra. La llegada de Kali a la casa de Susanna Griso fue fortuita, completamente inesperada y, sobre todo, difícil. Susanna se confesó hace pocas semanas en Onda Cero sobre la etapa que estaba viviendo junto a este can y es que tras acudir a una protectora en la que daba de comer a cerdos vietnamitas, conoció a esta galga de dos años. «La quería tener en acogida, a este tipo de perros les viene muy bien tenerlos durante un tiempo. Tuve dudas porque uno de mis hijos es alérgico a los perros, pero estoy intentando que se acople. No está siendo fácil. Son palabras mayores«, apuntó en ese instante. «Le está costando adaptarse, la pobre perra viene con una cantidad de traumas«, añadió.

«Tiene el morro lleno de canas siendo tan joven. Qué habrá vivido para tener el pelo tan blanco con dos años y ese miedo tan fuerte. No le gusta salir de casa y de hecho los primeros días la tenía que bajar en brazos porque ni siquiera quería bajar las escaleras. Me han dicho que sobre un 10 tiene un 9,5 de estrés. Me ha costado muchísimo que salga de la primera habitación a la que llegó, pero estoy absolutamente confiada de que lo conseguiremos», dijo la presentadora para sorpresa del resto, una actitud que explicaría que la perra haya escapado sin mirar atrás. La sociabilidad en ella ha sido mínima hasta tal punto que el único lugar en el que Kali se sentía segura es en casa, ojalá logren encontrarla y vuelva muy pronto a casa.

Si bien hace algún tiempo Susanna Griso se mostraba esperanzada con conseguirlo y lograr afianzar lazos con esta mascota repleta de miedos, los temores de Kali lo han impedido. «Como todas las historias de amor cuando los avances son más complicados son más bellas», dijo entonces, cuando nada hacia presagiar este difícil final.