Carla Barber ya ha recibido el alta hospitalaria tras operarse la tibia y Diego Matamoros le tenía preparada la mejor de las sorpresas. ¡Una buena comida en casa!


Han sido unos días muy complicados para Carla Barber. La médico especializada en cirugía estética sufría un percance que le fracturaba la tibia mientras esquiaba en Baqueira Beret. Esto le obligó a pasar por el quirófano para ser operada. Pues bien, un día después de la intervención, la canaria ha recibido este pasado miércoles el alta hospitalaria. Ahora toca reposo y empezar una rehabilitación para recuperar la movilidad poco a poco en la pierna.

«GRACIAS DE ❤️ @dra.isabelguillen!! Quién me iba a decir hace 5 años cuando rotaba en quirófano contigo que hoy estaríamos aquí. Gracias por tu profesionalidad, tu humanidad, tu cariño, tu preocupación y tu cuidado. Gracias a todo el equipo de @clinicacemtro, sois estupendos! La cirugía ha sido todo un éxito. Llevo dos tornillos dentro de la pierna 🦵 que, en principio se quedarán ahí. Por cierto, me estáis preguntando mucho: la clínica es privada y trabaja con varias aseguradoras (la mía es Mapfre). Son unos auténticos CRACKS. Podéis meteros en su web para toda la info que necesitéis. Si pasáis a la derecha podéis ver en vídeo como esta mi pierna después de la cirugía, una PASADA 😍 No va a quedarme nada de marca, han realizado todo por artroscopia 😏», explica agradecida por toda la atención.

Carla Barber ya ha recibido el alta hospitalaria

© Redes sociales.

El encargado de recogerla fue su pareja, Diego Matamoros, que ha estado en todo momento muy pendiente de Carla. «Acabamos de salir del hospital. Llevo 48 horas sin comer y hemos hecho una parada. Ahí viene Dieguchi con el mejor tartar de atún del universo. Qué feliz soy», explica la exmiss en sus Stories.

Y es que después de pasar unos días muy complicados, primero de mucho dolor y después de nervios por la operación, Carla Barber ya está más tranquila. No ha dudado en darse un capricho e ir a comprar su comida favorita, sushi. Han acudido hasta el bar de Benji Aparicio, ‘Noname Bar’, para comprar algunas cositas y llevarlas a casa.

Después de 48 horas sin comer… ¡Diego le ha comprado sushi!

© Redes sociales.

Minutos después, Carla compartía feliz cómo había llegado a casa. «Ya estoy en casa. No sabéis lo que me ha costado cambiarme de ropa. Es una odisea. Mirad qué chulas muletas. No iba a hacer ningún Stories. Quiero agradecer a la doctora toda la atención y no es publicidad. Al que no le gusta y le pique, que se rasque», dice rotunda después de las críticas que ha recibido en las últimas horas.

Ningún problema en la operación

Hace unas horas, la propia Carla Barber compartía cómo había vivido la intervención, en la que han tenido que ponerle dos tornillos para arreglar la fractura de tibia. «De vuelta a la habitación después de la cirugía. Todo ha salido estupendamente, estoy cansada, tengo náuseas y estoy muerta de frío, pero muy contenta», escribió la doctora estética junto a una imagen en la que se la podía ver con una vía y sobre una cama hospitalaria. Ahora solo queda reposar unos días y empezar con su rehabilitación.