La presentadora de ‘Ya es mediodía’ no ha podido evitar las lágrimas al entrevistar a su padre, Fernando Ónega, que ha recordado a su hermano fallecido a causa del coronavirus.


Felipe y Letizia han protagonizado uno de los actos oficiales más especiales de esta semana. Los Reyes han acudido este jueves al Palacio Real en Madrid para asistir al acto de homenaje de Estado a las víctimas de la pandemia del Covid-19 y de reconocimiento al personal sanitario. Ha sido un funeral de Estado en memoria de las víctimas de la pandemia de coronavirus, celebrado en el Patio de la Armería del Palacio Real.

Se ha rendido un homenaje a los profesionales que fallecieron trabajando durante el año y medio que está durando ya esta crisis sanitaria en nuestro país. También se ha dedicado un homenaje a las primeras personas que recibieron la vacuna contra el Covid-19, que abrieron la esperanza a que la nueva normalidad estaba más cerca. Ha sido presidido por Fernando Ónega, que no ha dudado en hablar de cómo ha vivido esta oportunidad.

«Yo creo que lo que se ha intentado es demostrar que no nos olvidamos de lo que ha hecho el personal sanitario por este país. Faltaba un homenaje de Estado porque perdió a mucha gente y muchísimos han sido contagiados por este maldito virus. Ha sido una forma de decirles «gracias por estar ahí»», ha declarado.

Fernando Ónega ha recordado a su hermano fallecido por coronavirus

© Telecinco.

El momento más emotivo de la entrevista ha llegado cuando su hija, Sonsoles Ónega, le ha preguntado por la imagen que no olvidará de este último año y medio. «Me quedo por la imagen que nadie ha podido ver, esa imagen de un familiar que un día ingresa en un hospital y al que entierras sin haberte podido despedir de él. Yo estoy hablando de mi hermano José Ramón, de tu tío José Ramón». La presentadora de ‘Ya es mediodía’ no ha podido responderle y se ha roto en pleno directo. Las palabras de su padre le han hecho recordar a su tío y esto ha obligado a sus compañeros a continuar con la entrevista.

Un acto emotivo al que han asistido los Reyes

Los Reyes han reaparecido de lo más sobrios para este emotivo homenaje. Letizia ha apostado por un vestido monocolor en tono azul, que ha combinado con unos zapatos de tacón negros y un bolso negro. En el pelo ha dejado atrás la coleta para lucir un moño bajo, que combina a la perfección con el look que ha lucido.

El hecho de que se tenga que respetar la distancia de seguridad y de que haya que evitar el contacto, los Reyes y las autoridades, así como todos los familiares de las víctimas de sanitarios fallecidos y el resto de asistentes a este acto han tenido que saludarse los unos con los otros a través de un gesto nuevo para todos. Se han llevado la mano al corazón, sustituyendo con esto al apretón de manos habitual antes de la pandemia.