Sonia Ferrer ha comenzado el año con mala pata. A pesar de que en el terreno profesional la fortuna le sonríe, tras haber estrenado el programa ‘De todo corazón’ en Telemadrid, la presentadora no puede haber tenido peor suerte en su vida personal. No solo el amor se le resiste tras su divorcio con Marco Vricella y su convulsa relación con Álvaro Muñoz Escassi, sino que la salud tampoco le da demasiadas alegrías.

[Sonia Ferrer revela las secuelas de su atraco]

Una rotura de pierna le ha impedido disfrutar de la bonanza profesional que le acompaña. Cinco semanas ha permanecido Sonia Ferrer con la pierna izquierda inmovilizada, aunque no ha tenido reparos en ir a trabajar e incluso usar tacones cuando la ocasión merecía la pena. Eso sí, este calvario ha terminado, porque acaba de finalizar el proceso de recuperación, el cual ha sido duro y complicado, no solo por lo que conlleva hacer frente a una lesión, sino también por que parecía que los astros se habían alineado estratégicamente para hacerle la vida imposible.

Sin embargo, a punto ha estado de lamentar aún más su estado, porque este martes casi pone en peligro de nuevo su integridad, tras sufrir una aparatosa caída. “¿Alguna vez os habéis roto la pierna, os han inmovilizado cinco semanas y cuando os han quitado el yeso os habéis caído por las escaleras y habéis vuelto a la casilla de salida? Toda una experiencia. Os dejo que voy a arrastrar la pata de palo”, se lamentaba Sonia Ferrer por su mala suerte.

 

Pero no ha sido su único susto durante su convalecencia. Mientras continuaba con la pierna en proceso de recuperación, su coche la dejó tirada en plena carretera. Así lo compartió la propia Sonia Ferrer en sus redes sociales: “Una pierna rota no era suficiente”, escribía la comunicadora como leyenda de una curiosa foto en la que aparece con el chaleco reflectante, mientras la grúa auxiliaba su coche por una avería.