Desvelamos qué pasó con la que fuera su pareja, Janira Barm, y por qué Jesé Rodriguez no conoce todavía a su última hija.


Martes, 2 de febrero de 2021. Jesé Rodríguez (27) ficha por la Unión Deportiva Las Palmas y posa sonriente (y sin mascarilla) con el presidente del club mientras rubrica ante las cámaras el contrato que lo vinculará al equipo canario hasta final de temporada. Hasta ahí todo normal si no fuera porque ese día, justo al mismo tiempo, el jugador acababa de mandar un informe médico al juzgado asegurando que sufría síntomas compatibles con el Covid y por eso no podía presentarse ante al juez. El futbolista tenía ese mismo día un juicio de familia con Janira Barm, madre de sus dos hijos pequeños, pero alegando dichos síntomas, pedía la suspensión del mismo.

Se trataba de su último escándalo de índole personal, por desgracia mucho más comentados que sus hazañas deportivas. Y es que, en lo sentimental, reconciliado con Aurah Ruiz, madre de su tercer hijo y exconcursante de realities, el jugador mantiene algunos frentes abiertos con las otras madres de sus hijos. Con Melody Santana, madre de sus dos hijos mayores, por no pagar íntegramente la pensión de alimentos, y con Janira Barm, madre de sus dos hijos pequeños, por no presentarse, como decíamos, al juicio de familia que debía fijar un régimen de visitas para los menores y una pensión económica.

Redes sociales

Pero ¿qué ha ocurrido con Janira? ¿Qué ha ocurrido en una relación de la que tanto se ha hablado pero de la que tan poco se sabe? Con la catalana Jesé ha tenido dos niños, Kenai, nacido el 20 de diciembre de 2019 y Aylén, nacida el 22 de diciembre de 2020. Casi dos meses después, el futbolista aún no conoce a la pequeña.

¿Qué pasó con Janira?

Pero empecemos por el principio. Jesé y Janira comenzaron su relación en el verano de 2018. Ampliamente publicitada había sido su ruptura con Aurah Ruiz unos meses antes que terminó incluso con una demanda por acoso por parte del jugador. Si su relación con la canaria había sido una bomba mediática, con Janira apenas se supo de su noviazgo. Así lo decidieron ambos entonces y así ha sido hasta ahora, cuando SEMANA puede revelar en exclusiva algunos de los pormenores de su relación.

Como decíamos, la pareja comenzó a salir en verano de 2018. Juntos iniciaron una vida más tranquila de la que había conocido Jesé meses antes y juntos se trasladaron a Lisboa cuando él fichó por el Sporting.

Cuenta su entorno, que allí Jesé vivió la etapa más dulce de los últimos años cuando recibió con alegría la noticia de que esperaba su cuarto hijo. Janira se había quedado embarazada y juntos disfrutaron de unos bonitos meses en la capital lusa que se mantuvieron incluso después del parto. “Nunca habíamos visto a Jesé tan centrado, tan feliz”, nos desliza una fuente muy próxima al jugador.

Redes sociales

La pareja puso tierra de por medio

Sin embargo, su historia no tardó en torcerse. Apenas cinco meses después de que naciese el primer hijo de la pareja, la pandemia hacía estragos en el mundo y también en la carrera de Jesé, que se veía obligado a terminar su contrato con el equipo portugués. Al parecer, sus problemas profesionales dieron pie a una crisis personal que terminó con Janira dejando la relación por un tiempo y poniendo tierra de por medio a pesar de que ella ya estaba embarazada de su segundo hijo. Finalmente, en mayo de 2020 Janira se instalaba en Barcelona, su ciudad natal, y él regresaba a Canarias. Era el principio del fin.

Esta revista se ha puesto en contacto con Janira para tratar de ampliar la información acerca de esta primera ruptura. Al otro lado del teléfono la catalana agradece el interés, pero declina hacer declaraciones. Solo quiere matizar algunas cosas y confirma nuestra información. “En Portugal fuimos muy felices. Conmigo Jesé encontró paz y estabilidad y fue un buen padre. Es todo lo que te voy a decir de momento”, explica.

Redes sociales

Separados por miles de kilómetros, Jesé inicia una reconquista que culmina en julio, cuando viaja a Barcelona para iniciar una nueva vida en familia al lado de Janira y su hijo Kenai. La pareja había estado separada apenas un mes y medio, pero el entorno de Jesé asegura que fue lo suficiente para que él se rodease de amistades algo perjudiciales y retomase una rutina muy alejada de la que requiere un deportista de élite. Quizá por eso quiso huir y allí en Barcelona le esperaba ella, Janira.

Así fue la ruptura definitiva

Ese mes de julio, Jesé y su chica, embarazada ya de cinco meses, se fueron de vacaciones a Ibiza con el pequeño Kenai (viaje del que reportó la propia catalana algunas fotos para demostrar que en verano aún seguían juntos) y una vez en Barcelona firmaron la documentación para instalarse en una casa que se convertiría en su residencia familiar. Pero la alegría no duró mucho. Apenas unos días después, a principios de agosto, se produce un desagradable episodio que termina con el jugador abandonando la casa familiar y provocando que Janira decida romper definitivamente con él. Nunca más regresaría al domicilio.

Así, el 22 de diciembre de 2020, cinco meses después de la ruptura, Janira daba a luz a su segundo hijo, el quinto para Jesé. Se trataba de una niña y según el entorno del jugador, este sí que había seguido en contacto con la madre del bebé para hacer un seguimiento de la gestación y también para poder acudir al parto cuando este se produjese.

Redes sociales

Sin embargo, no acudió. El alumbramiento coincidió con la final de La casa fuerte, el reality en el que participaba Aurah y las redes sociales rindieron cuenta de que el canario había ido a buscar a su chica a Madrid y no a Barcelona para asistir al nacimiento de su quinto hijo. ¿Por qué? Janira también quiere aclarar este punto. “Simplemente no acudió, pero él sí quería reconocerla y darle los apellidos. Dijo que vendría a hacerlo, pero finalmente, tras más de 30 días de evasivas, al final se ha hecho mediante escritura notarial ya que él no se ha dignado a venir”.

Al otro lado del teléfono Janira mide sus palabras y agradece que no insistamos en conocer más detalles. Sin embargo, SEMANA ha podido saber que hasta la fecha el jugador no ha ido a conocer a la niña y que al no presentarse al juicio no hay aún un acuerdo que regule sus obligaciones como padre. El juicio se retomará en breve.