La cantante ha recordado en ‘El show de Bertín’ cómo conoció a su marido en el rodaje de ‘Hable con ella’, de Pedro Almodóvar.


Rosario Flores ha hecho un repaso de su extensa trayectoria personal y profesional en ‘El show de Bertín’, el programa que presenta Bertín Osborne en Canal Sur. Allí, la hija de la desaparecida Lola Flores ha hablado de sus padres y de su hermano Antonio. Y es que está inmersa en un proyecto que mucho tiene que ver con su familia. «Vamos a hacer un museo en Jerez de la Frontera a mi madre, ya casi lo tenemos», ha contado. Tenemos todas las carpetas de dibujos, de sus pinturas. Tengo libretas enteras… Sus batas de cola, sus peinetas, sus flores, y hasta muebles para que la gente pueda tocarla un poquito más. Mi madre me está diciendo ‘venga, venga, hacerlo que yo lo quiero’. De aquí a un añito puede que ya esté».

«Mi madre sigue vivita y coleando»

La cantante ha hablado también del anuncio que ha revolucionado las televisiones y plataformas digitales en el que la marca Cruzcampo ha recreado a Lola Flores gracias a la tecnología. «Cuando me llamaron y me dijeron lo que querían lo tuve claro. El anuncio da un mensaje de energía y de vitalidad. Realmente impresiona… Han pasado 25 años desde que mi madre se fue y sigue vivita y coleando. Está en el anuncio, pero donde vayas, está Lola Flores. Ella era genial y será eterna».

De Lola Flores reconoce que ha heredado mucho. Al recordarla, ha destacado la admiración que sentía por su marido, El Pescaílla. «Mi madre estaba enamorada de mi padre por su arte. Cuando llegábamos a casa por la noche, mi madre solo quería que mi padre le cantara. Mamá era fan de papá. Lo amaba como artista. Mi padre era el músico de la casa, con un soniquete de la rumba catalana que hacía que la gente se volvía loca. Yo vengo mucho de la raíz de mi padre y yo siempre digo que soy una gitana negra».

Sobre su hermano Antonio ha expresado que sigue echándolo mucho de menos, y que entiende que murió tan joven porque era «un ángel» y tenía que estar en en cielo. Por eso cree que él «desde el cielo me inspira«. Y añadía: «Compuse ‘Qué bonito’ y se la dediqué a él, o ‘Cómo quieres que te quiera’… canciones que sé que él ha estado conmigo porque nunca pensé que iba hacer una canción sin él».
Y de su padre, El Pescaílla, ha destacado que «era muy serio para sus cosas, pero luego nos daba de todo. Era el gitano más libre que yo he conocido, en mi casa los hombres y las mujeres eran iguales. Nosotros éramos gitanos de arte, pero en casa no teníamos leyes, mis padres eran muy modernos».

Así habla de su marido: «Soy muy feliz y nos queremos mucho»

Pero si hay un hombre importante en su vida es su marido, Pedro Lazaga. Lo conoció durante el rodaje de ‘Hable con ella’, donde él trabajaba como ayudante de dirección y ella interpretaba el personaje de torera. «Es muy discreto. Tiene su vida, su cine. Está considerado uno de los mejores. Nos casamos justo cuando tuve a mi hijo, pero llevamos 20 años juntos. Nos casamos en Barbate, nos casó el alcalde», relataba. «Todavía estamos felices y enamorados… Soy muy feliz y nos queremos mucho».

«Mis hijos son los dos diamantes de mi vida»

Al hablar de sus hijos, Lola (29) y Pedro Antonio (14), Rosario Flores ha destacado que le encantaría que el público los conociera, pero ha preferido darles la libertad de elegir. Ella es un personaje conocido desde pequeña y no deseaba que sus hijos crecieran siendo populares. «Son los dos diamantes de mi vida, mi alegría, mi amor. Son los dos guapísimos, pero quiero darles la libertad de que ellos elijan. Mi gran orgullo como madre es que van por la calle y nadie los conoce. Y eso es una gran libertad muy grande porque yo he sido muy conocida desde pequeña y no nunca he sido libre».

Cree que aún es pronto para saber si han heredado el talento familiar para el arte: «Son los dos muy sentidos. Mi hija es una maravilla como escribe, cómo pinta. Y mi hijo tiene buen oído, le gusta mucho la música, pero de momento no sabemos qué va a pasar».