Rocío Flores publicó este miércoles una storie que hizo saltar todas las alarmas. La joven se encontraba ingresada en el hospital Quirón, sin embargo, no dio ningún detalle sobre las causas de su hospitalización. Muchos de sus seguidores se mostraron preocupados, pues las imágenes estaban cargadas de misterio. Tan solo se veía la habitación de una clínica y junto a ella estaba el que es, sin duda alguna, su gran apoyo, su chico Manuel Bedmar. Para conocer los motivos este medio se ha puesto en contacto con su representante, Agustín Etienne, quien ha querido mandar un mensaje tranquilizador. «Está bien. Le han quitado las cuatro muelas del juicio y como era una intervención la dejaron ingresada«, ha asegurado su mánager. De hecho, la hija de Antonio David Flores tan solo ha permanecido unas horas ingresada. «Ya le han dado el alta y está en casa. Se encuentra bien», añade.

[Rocío Flores, la hija de Antonio David y Rocío Carrasco, en el hospital]

Esta misma mañana la propia Rocío ha revelado en sus redes sociales más datos después de que muchos de sus followers llegaran a asegurar que se debía a un retoque estético. Nada más lejos de la realidad. «Ayer recibí una locura de mensajes preguntándome que qué me pasaba. Me hicieron una pequeña cirugía en la boca y desde aquí a mi maxilofacial si me está viendo le mando un beso que es un crack. Estoy bien y estoy perfecta. Solo que como me tuvieron que sedar me dejaron todo el día y toda la noche en el hospital. Ayer no dije nada porque no podía hablar y estaba medicada», ha dicho Rocío Flores en su perfil de Instagram.

[Rocío Flores, la inesperada defensora de su madre]

Precisamente en su red social ha querido agradecer a todo el mundo la gran preocupación que todo el mundo ha mostrado. Y es que, desde que hiciera su aparición estelar como defensora de su progenitor en ‘Gran Hermano VIP’ su éxito no ha dejado de crecer. Es un reclamo para la televisión y sus intervenciones suelen ser muy aplaudidas.