El colaborador de ‘Viva la vida’ Torito ha reaparecido en sus redes sociales después de confesar que se enfrenta a una enfermdad letal.


En cuestión de horas Torito ha visto cómo la escalera de las emociones, en la que él fue protagonista este fin de semana, le ha convertido en el foco de atención. El colaborador de ‘Viva la vida‘ se abrió en canal y permitió que tanto la audiencia como sus compañeros fueran conscientes de sus miedos e inseguridades, un instante en el, por fin, se pudo comprender qué escondía verdaderamente tras su eterna sonrisa. El público suele verle siempre de buen humor mientras nos ‘roba’ carcajadas, sin embargo, desde hace algún tiempo hace frente a un momento difícil. En cuestiones de salud y a nivel profesional Torito no está en su mejor época y así se evidenció en sus palabras: «Soy enfermo crónico de una de las enfermedades más letales del mundo«. Unas declaraciones que dejaron boquiabierto a todo el mundo, incluido a Emma García. Pocos sabían qué decir. Poco después Torito se ha pronunciado en sus redes sociales, donde ha tranquilizado a todos sus seguidores junto a una imagen con su hijo.

«Esta es mi vida, todo lo demás es secundario. Feliz de aterrizar en mi tierra, Menorca«, ha escrito junto a una tierna fotografía en la que ambos posan con un avión de fondo. Tras esta catarsis tan profunda, Torito ha vuelto al lugar que le vio nacer, allí donde se siente en casa. En esta publicación, de hecho, han sido muchos los amigos, rostros conocidos o anónimos los que le han querido brindar su apoyo público. Una de ellas Irene Rosales, quien comparte plató con él, aunque la mujer de Kiko Rivera es tan solo un ejemplo de los muchísimos comentarios y mensajes que ha recibido. Pero este calor no solo llega después de que Torito revelara, con pocos detalles, el problema de salud que afronta, también desde que lanzara un órdago a Mediaset, cadena en la que trabaja. 

hijo torito

«Veo pasar muchas oportunidades que nunca son para mí. He tirado la toalla durante el confinamiento. A lo mejor el problema soy yo, que me considero el ombligo del mundo», acertó a decir. El menorquín no estaba del todo satisfecho con la oportunidad que le había dado el magazine, ya que consideraba que no era suficiente después de varias décadas en la profesión. «Creo que merezco más que salir cinco minutos a hacer el bufón en un programa. Yo llamé para estar aquí porque no tenía trabajo», espetó. A pesar de que en todo momento se mostró agradecido con que contaran con él, Torito dejó claro que consideraba que se merecía otro peso en Telecinco.

Su confesión dejó un poso en redes sociales, no obstante, pocos imaginaban la revelación que instantes después verían en pantalla. Y es que hace 15 años Torito recibió el peor de los diagnósticos. «Me levanté y me fui al supermercado, me fui a casa y por el camino no podía ni caminar. Me senté en un banco, pasó un taxi y me fui a urgencias. Me ingresaron de lo mal que me vieron. Estuve dos semanas ingresado. Soy enfermo crónico de una de las enfermedades más letales del mundo», explicó Torito. Pero no quiso dar más datos sobre ello y, de hecho, pidió respeto y comprensión, pues todo lo que giraba en torno a ello tan solo era conocido por su círculo más cercano. Tampoco lo ha hecho horas después en sus redes sociales.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Un confinamiento da para muchos estados de ánimo! Hoy me he derrumbado, perdonad por dejar salir a quique de su personaje de Torito

Una publicación compartida de Quique Torito (@torito.quique) el

Y, aunque es cierto que así hemos conocido a Quique, la persona que se encuentras detrás de Torito, él por el momento no tiene intención de desvelar más detalles sobre su vida. Está feliz junto a su pareja actual, al que conoció hace más de trece años, y a su hijo, su verdadera alegría desde que se convirtió en padre por gestación subrogada.

Fue hace algunas semanas cuando Torito escribió un mensaje que dejaba caer que no estaba bien, tanto es así que fueron muchos los que le enviaron ánimo y abrazos virtuales en tiempos de confinamiento. «Un confinamiento da para muchos estados de ánimo! Hoy me he derrumbado, perdonad por dejar salir a Quique de su personaje de Torito», escribió. Su comentario sorprendió y pocos encontraron sentido, ya que no se conocía el trasfondo al que debía de enfrentarse. Ahora estas palabras cobran mucho más sentido.