‘En el nombre de Rocío’ vuelve a dar qué hablar una semana más. En su nuevo capítulo Rocío Carrasco ha echado la vista atrás para recordar cómo fue la apertura del testamento de su madre cuando falleció, últimas voluntades que, según su versión, no satisficieron a todos los familiares por igual. Ana Albacea fue la albacea elegida por Rocío Jurado, siendo precisamente ella la que citó a todos en la casa de La Moraleja para que descubrieran cuál era su patrimonio y quién el nuevo dueño de cada propiedad. “Si por ellos hubiese sido, yo no hubiese recibido nada de mi madre”, comienza diciendo Rocío en el último episodio.

Rocío Carrasco
Gtres

Si bien Rocío Carrasco fue declarada heredera universal, el resto de familiares recibieron también su parte de la herencia. Para Amador y sus hijos una nave industrial, para Ortega Cano ‘Yerbanuena’, usufructuario de algunos bienes y el 50% de la ganadería, para Juan de la Rosa un dúplex en Chipiona, para Gloria la casa ‘Mi abuela Rocío’ y la finca ‘Los Naranjos’ que también compartía con su hermano Amador. Además, la casa de La Moraleja debía venderse antes de un año y los beneficios tenían que ser repartidos entre sus tres hijos: dos partes para Rocío, otra para Gloria Camila y otra para José Fernando. Pero esto no bastó, pues tal y como explica Rocío, ninguno quedó conforme. «No están satisfechos con las valoraciones. No están satisfechos con Ana (…) No soportan que me nombre heredera universal. Gloria no lo puede soportar«, asegura.

Pero, ¿qué más recibió Rocío Carrasco? Un apartamento en Miami, una finca cerca de Chipiona llamada ‘El Administrador’, las joyas y vestidos de Rocío Jurado y los derechos de todos sus trabajos artísticos (27 discos y 9 películas). Con ello también aceptó las hipotecas pendientes y, por tanto, ciertas deudas que su progenitora mantenía antes de fallecer. «Tuve que aceptar las hipotecas a las que tenía que hacer frente para hacer la aceptación de herencia. Para aceptar la herencia, yo que soy la heredera universal, tengo que hacerme cargo de todas las deudas de la herencia. Eso es por ley y yo me hago cargo», explica Rocío Carrasco.

Rocío Jurado Rocío Carrasco
Gtres

Rocío Jurado tenía un patrimonio que se tasó en más de 7 millones de euros, una cantidad de la que sus seres queridos recibieron parte ya sea en mayor o menor medida. Dieciséis años después de la muerte de la artista nadie puede evitar que se siga hablando sobre un documento con el que no todo el mundo quedó contento.