Ana Obregón está viviendo el peor episodio de su vida después de que este pasado miércoles falleciera su hijo, Álex Lequio, después de dos años de incansable lucha contra el cáncer. Unas horas después de la peor de las noticias, ha reaparecido en su Instagram con un mensaje corto pero contundente, lleno de amor: «Se apagó mi vida», escribía junto a una foto de madre e hijo.

La actriz había dejado a un lado todos sus compromisos profesionales para estar junto a su hijo en estos momentos tan duros. En los últimos meses, precisamente, se había desplazado hasta Barcelona, donde Álex Lequio estaba recibiendo un nuevo tratamiento para superar la enfermedad, algo que finalmente no ha podido ser.

En su publicación en Instagram, Ana Obregón deja muy claro cómo se siente en estos momentos tan duros. Ha fallecido su único hijo, al que ella estaba muy unida. No ha paradado de recibir mensajes de cariño y de apoyo en las últimas horas, y en esta foto no iba a ser menos.

View this post on Instagram

Se apagó mi vida.

A post shared by Ana_Obregon Oficial (@ana_obregon_oficial) on

Ha recibido numerosos mensajes de ánimo y apoyo

«@ana_obregon_oficial Ana… no hay palabras de consuelo. Habéis sido un ejemplo de valentía. Un verdadero referente de optimismo y lucha. Álex era y es tu reflejo. Lo siento en el alma… ❤️??», escribía Fiona Ferrer. «Lo siento Ana. Mucha fuerza. ?», le dedicaba Dani Martínez. «❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️», le mandaba Tamara Gorro a través de la publicación.

Las últimas imágenes que hemos visto de Ana Obregón son de hace apenas unos días en el hospital Quirón de Barcelona donde su hijo estaba recibiendo el tratamiento. La actriz había alquilado un piso en la ciudad condal con el fin de estar instalados allí durante los tres meses que iba a durar dicho tratamiento.

Tan delicada era la situación de Álex que, a principios del pasado mes de marzo, la actriz y bióloga decidía suspender su último proyecto profesional, el montaje de la obra teatral ‘Falso directo’, para acompañar a su hijo en un nuevo tratamiento en Barcelona. Allí se ha dedicado en cuerpo y alma a cuidar y animar a su hijo en la recta final de una batalla que ambos han librado sin tregua desde el principio. Porque desde el momento en que le diagnosticaron el cáncer no lo ha dejado solo ni un instante.

También estaba junto al joven su padre, Alessandro Lequio, que ha dejado sus compromisos profesionales como colaborador de televisión para desplazarse hasta Barcelona. Durante estos últimos días, Ana y Alessandro solo se han dejado ver cuando salían al exterior del hospital para tomar el aire. Después de esto, volvían a la habitación donde estaba ingresado su hijo.

Ana Obregón, destrozada

Siempre positiva, siempre luchadora y sin perder la esperanza, Ana se ha entregado con todas sus fuerzas a batallar junto a su hijo contra la enfermedad en los últimos meses. En todo este tiempo la hemos visto responder a los medios con la mejor de sus sonrisas. Atenta con la prensa, positiva ante sus amigos y familiares, sin mostrar un ápice de tristeza o abatimiento públicamente. Si su hijo ha sido un ejemplo de superación en su batalla contra el cáncer, ella ha dado una lección magistral de actitud positiva ante este mal que ha acabado con la vida de su hijo antes de cumplir los 30 años.

2-43-696×520

Fuentes cercanas a la actriz han informado a SEMANA que la actriz está rota, destrozada. Después de tanto tiempo aguantando un dolor tan profundo como ver a un hijo enfermo, Ana ha estallado. Tras varias semanas conteniendo las emociones, no ha podido más y ha explotado de dolor en el hospital de Barcelona donde estaba ingresado su hijo. Y es que ninguna madre está preparada nunca para afrontar la muerte de un hijo. Nada puede causar tanto dolor como perder a quien has dado la vida.

Rodeada de toda su familia

Ana no está sola en estos momentos tan complicados, pues cuenta con el apoyo de sus hermanas, Celia y Amalia, que no han dudado ni un momento en viajar desde Madrid hasta la Ciudad Condal para arropar a su hermana en estos instantes tan difíciles. A pesar que no hay consuelo para una madre que acaba de perder a su único hijo, el tener a sus hermanas al lado supone un gran apoyo para Ana Obregón. Sobre todo teniendo en cuenta la situación en la que se encuentra el país ante la emergencia sanitaria por el coronavirus. Y es que en estos momentos es muy difícil tener el apoyo de los tuyos debido a las restricciones de movilidad que ha impuesto el Gobierno tras decretar el Estado de Alarma el pasado 14 de marzo. Sin embargo, hay algunas situaciones en las que sí está permitido viajar, y esta es una de ellas.