Ibai Llanos le ha pagado a su empleada del hogar el billete para que pueda ver a sus hijos tras tres años sin poder hacerlo, pero no es la primera vez y ha contado otros grandes gestos que ha tenido con ella para ayudarla


Ibai Llanos ha logrado situarse en lo más alto en el difícil mundo de los youtubers y es que su contenido en vídeos y ahora también en entrevistas a famosos acapara millones de reproducciones. Esto se traduce también en millones de euros y es que su poder adquisitivo le hace escalar año tras año puestos en la lista de los más ricos de nuestro país. Sin embargo, lejos de pensarse al ver cómo actúan otros jóvenes afortunados que se encuentran en su privilegiada posición de abundancia, él ha demostrado con su último gesto que el dinero no es un fin, sino un medio por el cual ser feliz y, por supuesto, también hacer feliz a otros. Y así lo ha hecho, teniendo un gesto con una de sus empleadas del hogar que ha conmovido a sus seguidores y que demuestran su buen corazón, aunque Ibai Llanos asegure que con contar su proeza no busque que otros le consideren “una buena persona”.

“Trabajamos con tres chicas en casa que son increíbles, son las personas que más nos ayudan en casa. Parte del equipo de limpieza y parte de cocina”, comenzaba a explicar Ibai Llanos, que tiene una mansión compartida con amigos y que tiene a su servicio personas que le ayudan a mantener todo en su sitio para que él solo se preocupe en llenar de contenido sus redes sociales y plataformas de vídeos para amasar aún más millones. Continúa explicando que una de sus trabajadoras que tiene en casa es hondureña, que vino a España para trabajar y así poder mandar dinero a sus hijos para asegurarles un futuro, pero que la difícil situación en la que se encuentra le ha impedido viajar hasta su país para verlos o comprar billetes de avión para que ellos conozcan nuestro país. Es por eso que Ibai Llanos ha querido poner fin a la agonía de su empleada del hogar y ha facilitado que se reencuentre con sus hijos después de tres largos años sin poder abrazarse.

Vídeo: Twitter

“Nunca han podido venir desde allí y se lo hemos podido pagar nosotros. Creo que es un gran gesto, porque son personas muy agradecidas y creo que la vida se trata de eso: si tú puedes, intenta ayudar”, remarca Ibai Llanos, concienciado de que su situación es muy privilegiada y que en su mano está hacer feliz a muchas personas, aunque por ahora opta por centrarse en aquellas que están más cerca. Y es que no es la primera vez que se rasca el bolsillo para ayudar a sus empleadas, a quien considera ya parte de su equipo de confianza, al volcarse por satisfacer sus necesidades en casa: “Karen tenía un problema para pagar el piso y yo le pagué todo el alquiler de enero a diciembre, porque tenía un problema al ser de Honduras”, reconoce la estrella de las plataformas de streaming, que subraya lo caro que supone para los latinoamericanos salir de su país y viajar.

Ibai Llanos confiesa estas ayudas que ha prestado a su empleada del hogar para que se reencuentre con sus tres hijos después de ver el emocionante vídeo del reencuentro al otro lado del charco: “Ha sido bastante emotivo. No puedes echar una mano a todo el mundo, pero yo que trabajo con un grupo pequeño de personas intento que estén lo mejor posible, no me hace ni mejor ni peor persona”, mantiene Ibai Llanos, que pide que todos hagan un gesto que haga feliz a otros en la medida de sus posibilidades y que no siempre se traduce en gastar dinero. Hacer feliz a otro no siempre es caro.

Eso sí, Ibai Llanos ya sabe cómo funciona este mundillo y al reconocer que tiene tres personas a su servicio en su casa podría suponer un punto en el que ser atacado por sus seguidores. Es por eso que se adelanta a las críticas y explica por qué decidió contratar ayuda externa para que le ayude a él y sus compañeros de mansión: “Hay muchas zonas comunes que limpiar. Además, nosotros trabajamos juntos, de lo mismo en la misma plataforma, repartimos el dinero juntos. Es entendible. La cocina exactamente igual, porque cada uno tiene sus dietas”, explica y añade un punto de vital importancia: esto evita que terminen discutiendo por cuestiones banales para jóvenes que tienen millones de euros en el banco como puede ser a quién le tocaría fregar los platos sucios que se apilan en el fregadero. Ese problema se lo han ahorrado.