María Pombo y Laura Matamoros coincidieron en la celebración de cumpleaños de un amigo en común y se pusieron al día de todo lo ocurrido en una conversación exprés.


María Pombo y Laura Matamoros siempre han mantenido una relación estupenda. De hecho, han coincidido en tantos viajes que ya se han convertido en grandes amigas. Poco a poco han ido creando un círculo de amigos en común, lo que les permite hacer numerosos planes conjuntos.

Esto es lo que ocurrió el pasado miércoles durante la celebración del cumpleaños de un amigo. María Pombo y Laura Matamoros se reencontraron con él y otros amigos en una terraza de un restaurante de Madrid, y allí se estuvieron poniendo al día de todo lo ocurrido durante estos últimos meses.

María Pombo, que acaba de confirmar que está a la espera de saber los resultados de sus últimas pruebas (después de que aseguraba que tenía mielitis), lució una falda con estampado, una camisa blanca, botas cowboy color camel, bolso y gafas de sol. Por su parte, Laura Matamoros se decantó por un vestidito con estampado floral y colores muy llamativos, perfecto para la época de verano.

Pero no es la primera vez que se ven las dos ‘influencers’, ya que el pasado fin de semana disfrutaron de otro plan con amigos en un paraje increíble. Ellas mismas compartieron imágenes y vídeos de este día en sus perfiles de Instagram, y en todos ellos aparecían ellas mencionadas.

Este pasado miércoles fue una quedada más exprés. Y es que se María y su marido, Pablo Castellano, acudieron hasta el bar Noname, que regente precisamente Benji Aparicio, pareja de Laura Matamoros, para ir a ver a su grupo de amigos. Prefirieron ir a ver a sus amigos, pero abandonaron el bar rápidamente para hacer algunas gestiones.

A su llegada, estuvieron hablado un rato con el grupo de amigos. María Pombo y Laura Matamoros se pusieron al día y no pararon de compartir confidencias. En un momento dado, la hija de Kiko Matamoros le acercó su mano a María como muestra de cariño. María y Laura siempre han mantenido una relación estupenda y les gusta quedar siempre que sus agendas se lo permiten.

María Pombo y Pablo Castellano encontraron un hueco para disfrutar de un ratito con amigos. Hay que recordar que hace apenas unos días llevaban a cabo la mudanza a su nueva casa. Mientras le colocan unas cosas necesarias para entrar a vivir, la pareja está viviendo en casa de los padres de la ‘influencer’. Ella misma contaba lo complicado que estaba siendo todo, ya que pasan los días colocando todo lo que tuvieron que meter en cajas para hacer la mudanza.

Laura Matamoros, por su parte, ha vuelto a retomar el gimnasio después de tres meses de confinamiento, que le han obligado a hacer deporte en casa. La joven está en un gran momento, disfrutando de la nueva etapa de su vida después de haberse dado una segunda oportunidad con el padre de su hijo, que también estaba disfrutando de esta tarde entre amigos.