Rocío Flores ha querido confesar si cuando estuvo en ‘Supervivientes’ tenía ganas de mantener relaciones, a pesar del hambre y de las condiciones malas de estar allí.


Rocío Flores ha vuelto un día más al plató de ‘El programa de Ana Rosa’ para comentar lo ocurrido en ‘Supervivientes’. El hecho de que ella fuera una de las concursantes de la anterior edición permite que los colaboradores del programa le pregunten ciertas dudas sobre cómo es el día a día allí. Después de ver algunos vídeos de algunas polémicas que están ocurriendo en la nueva edición, Ana Rosa Quintana ha querido hacerle una pregunta muy íntima a la joven.

La presentadora de televisión se ha interesado por saber si ella tuvo en alguna ocasión ganas de mantener relaciones sexuales en la isla. Rocío Flores no ha dudado en contestar de manera sincera: «Yo al principio sí que tenía ganas, pero he de decir que era la única a la que le pasaba, se comentó bastabte, y yo decía que sería yo la rara. Yo no miento. A mí me tardó un poquito en pasarse, a pesar del hambre», dice con una sonrisa en la boca.

Hay que recordar que Rocío Flores ya estaba con su novio, Manuel Bedmar, cuando viajó a Honduras hace más de un año. Muchos meses después, es ya una de las colaboradoras habituales de la televisión. Tras defender a su padre en ‘Gran Hermano VIP’, ahora defiende a Olga Moreno, la pareja de su padre y a la que cariñosamente llama ‘Oa’. «La llamamos así por mi hermano David».

La petición de Rocío Flores a la cadena

Cuando quedan apenas unas horas para que se emitan dos nuevas entregas de la docuserie ‘Rocío: contar la verdad para seguir viva’, Rocío Carrasco pide que se emita el documental por completo. «Estoy viendo la docuserie de mi madre y el capítulo de hoy también lo veré. Me gustaría decir una cosa. Se ha dicho que se eliminan 11 minutos del documental de mi madre porque me quiere proteger. Primero, cuando quieres proteger a tu hija, no haces un capítulo hablando de tu hija, por lo tanto lo de la protección lo pongo en duda. Pido a los responsables del documental y de la cadena, que quiero escuchar el testimonio de mi madre entero, quiero escucharlo, tengo todo el derecho del mundo», ha empezado diciendo.

Ha desvelado que hay ciertas cosas que se le escapan. «Me parece irónico, porque se dice que ha levantado teléfonos para que no se emita, pero se sienta con sentencia en mano. Al equipo médico que tiene, que le recomienda no hablar conmigo, pero sí contar la historia en televisión con cuatro millones de espectadores. Lo único que me pregunto es… ¿Mi hermano está metido en mi pack? ¿No habla con él? No se interesa por su salud, por cómo está… Me parece cuestionable que ahora se oculte un testimonio que está grabado desde hace un años. No tengo miedo a nada. Yo sé muy bien lo que he vivido en esa casa y con eso me quedo», zanja.