«Ahora entiendo que me tenía que haber hecho la prueba. Me equivoqué», ha asegurado el presentador durante su entrevista en ‘Sábado Deluxe’.


Tras años guardando silencio, Pepe Navarro ha accedido a aclarar todo respecto a la paternidad del hijo de Ivonne Reyes. El presentador ha explicado cómo fue la relación que mantuvo con la venezolana, que según ha contado duró alrededor de dos años. También ha confesado el motivo principal por el que nunca se sometió a la prueba de paternidad. 

«Por dignidad nunca me sometí a la prueba de paternidad», ha afirmado tajante. «Yo estaba convencido que al no haber pruebas aquello se apagaría. Tuve la mala suerte que a pesar de demostrar que todo era mentira me adjudicaron la paternidad». El periodista ha contado que la demanda que presentó no tenía «ninguna evidencia de nada. Solo la declaración de un amigo que sabía que yo era el padre porque ella se lo había dicho».

Sin embargo, ha reconocido que su postura fue totalmente errónea. «Ahora entiendo que me tenía que haber hecho la prueba. Me equivoqué. Mi abogada me asesoró que me hiciese la prueba, pero fue una cuestión de cabezonería mía», ha explicado. Asimismo ha señalado que siempre tuvo el apoyo de su familia, sus padres le aconsejaron que hiciese lo que estimase oportuno.

«La carne es débil»

Pepe Navarro ha defendido que la relación que mantuvo desde el año 1995 con Ivonne Reyes fue «sexual», pero no sentimental. «Era una relación ocasional y duró el tiempo que duró. No es verdad que no nos escondiéramos», ha contado. También que se produjo cuando tenía ciertos problemas con la que era su mujer, Eva Zaldívar. «Yo tampoco estaba bien entonces y la carne es débil». Sin embargo, ha explicado que nunca estuvo a gusto «con esa doble vida». «Era una relación que a mí me dolía y me sentía culpable».

Ha afirmado que terminaron de verse en el año 1997. Dos años más tarde volvieron a encontrarse, pero según sus palabras no volvieron a tener nada más. «Fue como si vuelvo a ver a una buena amiga, mi relación con ella era paterno filial». Incluso ha dicho que la propia Ivonne le contó en su día que estaba esperando un bebé cuando aún no se había hecho pública la noticia. «Cuando ella me dice que está embarazada recuerdo que estaba sentado en el sofá y en ese instante ni pensé que era mío porque no habíamos tenido una relación. En ese momento le pregunté si quería tenerlo y también le dije si tenía dinero», ha contado.

Asimismo ha insistido en que es el «momento de hablar» porque puede probar su verdad con documentos fehacientes. «Solo tengo cuatro hijos. Lo digo yo y es verdad. El de Ivonne Reyes no es mío. Es hora de dejar las cosas claras. Me gusta hablar de lo que es y eso solo se demuestra con documentos».