Desde que fue detenido por supuesto tráfico de drogas y pertenencia a organización criminal, el bailarín vive las horas más angustiosas de sus 45 años de vida.


Las últimas 24 horas en la vida de Rafael Amargo se han convertido en un auténtico calvario. Una pesadilla a la que el bailarín no ve salida desde que fuera detenido por la policía el pasado martes por supuesto tráfico de drogas y pertenencia a organización criminal. Desde entonces ha permanecido en dependencias policiales. En ellas, según ha podido saber SEMANA en exclusiva de fuentes policiales, el granadino lleva todo el día llorando. Desde que es consciente de la realidad se siente desesperado y lleno de la angustia.

«No para de llorar», han revelado fuentes de la Policía a nuestra revista. Su desesperación es total y nada logra tranquilizarlo. Han pasado solo unas horas desde que el bailaor y coreógrafo fuera arrestado por varios policías a la salida de los ensayos de ‘Yerma’, la obra teatral que iba a estrenar esta semana en el Teatro La Latina de la capital. A medida que va pasando el tiempo su tristeza va a más. Es la primera vez que el andaluz vive una situación similar: nunca antes había sido arrestado. Nunca antes había pasado la noche en un calabozo.

Los padres de Rafael Amargo, destrozados

Desde bien temprano en la mañana, Amargo está atravesando las horas más difíciles de sus 45 años de vida. También son momentos muy complicados para su familia. Según han contado fuentes del entorno del bailarín, sus padres están destrozados. En especial su madre, que tiene un vínculo afectivo muy especial con su hijo. Su progenitora, una de sus mayores admiradoras (comparte con su hijo su pasión por el flamenco) está devastada. Y, al igual que su hijo, no para de llorar desde que supo que fue detenido.

Las autoridades llevaban un año siguiendo los movimientos de Rafael Amargo. Tal y como se ha publicado, han hallado unos 80 gramos de estupefacientes (20 de ellos de ketamina) en las viviendas que se ha registrado. Entre ellas, dos propiedades que el  artista tiene en Madrid. El abogado de Rafael Amargo, Cándido Conde Pumpido, se ha quejado de las dificultades para tener un encuentro con él: «Llevamos desde ayer intentando que nos permitan verle y no ha sido posible. Tampoco nos han dado conocer los elementos del procedimiento».

A sus 45 años, Rafael Amargo estaba muy ilusionado ante el debut de su nuevo espectáculo, basado en una de las obras literarias de Federico García Lorca, en cuyo trabajo se ha inspirado en otras ocasiones. Tras conocer la noticia de su detención, algunos amigos del artista han señalado que habían percibido en él «un bajón económico y personal». Uno de esos amigos, Antonio David Flores, ha contado en ‘Sálvame’ que sus «cambios de carácter» eran consecuencia de sus «problemas de adicción».