La colaboradora ha salido en defensa de Kiko Matamoros y ha cargado duramente contra la ex de éste: «Déjalo en paz, está enfermo, suéltalo».


Mila Ximénez ha descargado toda su rabia contra Makoke. La colaboradora ha defendido a su compañero y amigo, Kiko Matamoros, aún muy delicado tras varios meses de susto en susto por su estado de salud.

En las últimas semanas, los problemas de salud de Kiko han puesto en evidencia el distanciamiento con su hija menor, Anita Matamoros. Según María Patiño, en el conflicto entre padre e hija mucho tiene que ver Marta López Álamo, novia del colaborador, quien no mantiene relación alguna con la única hija en común entre Matamoros y su exmujer. Pero para Mila la culpable de la mala relación entre ellos es Makoke. «Una mujer que tiene 60 años, bueno 55, 37, 24… ¡Con la edad que tiene, que ya tiene una edad, no se puede dedicar a que si va a una peluquería…!», lanzaba, con sorna. «¿Quién es Anita? ¿La descendiente de las Kardashian? Porque va una peluquería y lo peta».

Carga contra Makoke: «La que habla de su hija es ella»

Mila, que nunca ha escondido su enemistad con Makoke, ha lanzado un mensaje directo a su compañero, a quien ve muy afectado por sus conflictos con Anita y su mala relación con su expareja. «No entres en el juego emocional de Mari Pepa. Ella es menos emocional que tú. Se va a ‘Viva la vida’, bajas las escaleras, habla de su hija…. Hablas tú y se lía. Cuando tú hablas es contestándole», exclamaba. «¡Ni pío! Ni para bien, ni para mal. ¡Ni para nada! Gana esta guerra porque ella la tiene ganada en eso. La que habla de su hija es ella, porque yo me veo el programa. Ella habla de su hija, habla de vuestra relación, habla de su hijo, de cómo está vuestra relación, de la peluquería… Entras al trapo y el que pierdes eres tú. ¡No hables más! ¡Ya está, se acabó!».

La sevillana está convencida de que la reconciliación entre Kiko Matamoros y su hija Anita se acabará produciendo por el profundo amor que se tienen: «Él la va a recuperar porque ellos se adoran».

Y señalaba con el dedo acusador a Makoke. «¿Sabes lo que es casarte con alguien que es pico pala pico pala…? ¿Sabes lo que es convivir con alguien que no te deja acercarte a tus hijos? ¿Sabes lo que es convivir que lo que más infelicidad le provoca es que tú tengas felicidad? ¿Sabes lo que es convivir con esto todos los días?», decía, indignada. «No se habla con Diego, no se habla con Laura no se habla con Irene y no se habla con no sé cuántos. “¡Qué casualidad que ahora Kiko se habla con todos sus hijos y con quien no se habla es con Ana!”,

«¿De qué estás viviendo si no es de tu exmarido»

Qué horror vivir con una señora que no te hace la vida agradable. Mira que la hemos tenido gordas porque sabía que esto iba a pasar. A ver, lumbreras, cuando dices «de mi hija no hablo»… «Sí hablas». Que cuente Anita no habla de su padre, pero Anita tiene toda la razón.

No hablar es no decir nada. Entonces: habla Kiko y hablas tú. Obviamente a Kiko lo voy a defender porque me pareces la persona… Da la cara en tu programa, que para eso te pagan. Siéntate y lo cuentas. Porque lo cobarde es lo que has hecho toda la vida, que es salpicar mierda. ¡Claro que hablas! Si no, ¿de qué vas a vivir? ¿De qué estás viviendo tú? ¿De qué estás viviendo tú si no es de tu exmarido y de tus hijos desde que te conozco? Hubo un tiempo que de Julio Iglesias. Cuando te veo en ‘Viva la vida’ no te oigo. De otro tema es que no te oigo ni la voz.

Además, la colaboradora de ‘Sálvame’ le ha hecho una petición a Makoke que, de tan intensa, sonaba a mandato. “Deja a Kiko en paz ya, cariño, que está enfermo. Lo está pasando mal. Suéltalo ya. Te has quedado con la casa, con La Finca, con Majadahonda, con los muebles, con el gimnasio, con la niña… ¡Con todo!», espetaba. ¡Suéltalo ya y sé feliz con quien quieras, con el que venga! Tú a lo tuyo, a tu fiestecita, a tus novios y a tus cosas, y ya verás como eres mas feliz. ¡Pero no digas que no hablas porque sí que hablas! ¡Continuamente!». Dicho esto, admitía haberse desahogado por completo: «Tengo una capacidad pulmonar que estoy… uf!».