Tras su cogida en Guijuelo, el diestro ha tranquilizado a sus seguidores de Instagram.


Hace apenas unas horas, Cayetano Rivera vivía horas de tensión en el ruedo. El torero sufría una cogida en la plaza de Guijuelo en Salamanca. El impacto que recibió del toro ‘Flor’ fue tan fuerte que sufrió un traumatismo costal con fractura en dos costillas flotantes. Poe suerte, las lesiones no revisten gravedad y el marido de Eva González ya se recupera, con las mismas ganas de lidiar que antes.

Instagram

En sus redes sociales, el matador ha querido tranquilizar a sus seguidores con una foto en la que muestra uno de los rituales más especiales de su oficio. «Este es mi pequeño altar. El que monto en la habitación del hotel antes salir a torear», dice. «Regalos que la gente me ha ido haciendo a lo largo de estos años, estampas, medallas, rosarios… Sencillo pero muy especial».

«El toro no es mi enemigo»

«En el centro, dos «mariposas» (velas flotantes), una por cada toro», añade. «Pero tengo la suerte de poder decir que ayer indulté mi primer toro de la tarde, de nombre «Flor. Y es que, aún con las dos costillas que me rompió durante la faena, EL TORO NO ES MI ENEMIGO».

«Gracias «Flor» por tu verdad y por tu entrega, la misma con la que vamos a la Plaza los toreros. (Ganadería Carmen Lorenzo)», concluye en su post. Una de las primeras personas en comentar sus palabras en su perfil oficial ha sido su mujer, quien se ha limitado a compartir un discreto emoticono de corazón.

 

Foto: Gtres

La cogida de Cayetano se produce días después de que Eva disfrutase de unos días en las playas de Cádiz junto a su hijo, Cayetano Jr., y a unos amigos. En este periodo de descanso no la ha acompañado de Cayetano. Este se encontraba en Palma de Mallorca, donde tenía programado un festival taurino. «Aprovechando que toreo esta tarde un festival benéfico en Inca (Baleares) para conocer un poco mejor esta maravillosa isla», escribía el torero en sus redes, quien sacaba partido a sus horas libres dándose un chapuzón en la piscina del hotel.

Por su parte, la modelo y presentadora aprovechaba en buena compañía este parón antes de regresar a su trabajo como presentadora de la nueva edición de ‘La Voz senior’. Un concurso en el que compartirá plató con artistas como Niña Pastori, Antonio Orozco, David Bustamante y José Mercé, los coaches del programa.

En las próximas semanas, Cayetano Rivera tendrá que guardar reposo para lograr su recuperación. Afortunadamente, en esta ocasión todo ha quedado en un susto. Su reciente accidente taurino no tiene nada que ver con la cogida que sufrió en octubre de 2017 en la plaza de toros de Zaragoza. Entonces recibió una cornada en el muslo izquierdo que lo obligó a permanecer cuatro días ingresado en la Clínica Quirón de la ciudad.