Marta Pombo está viviendo en una auténtica nube. La influencer ha encontrado la felicidad junto a Luis Zamalloa, el padre de su futura hija Matilda y ahora también su prometido. Según ha explicado la hermana de María Pombo, el odontólogo le ha pedido matrimonio solo unas semanas antes de que nazca su primera hija y, aunque no ha desvelado cómo fue la pedida, lo cierto es que los dos están pletóricos. «No podemos ser más felices. Y como nos dijeron en el cole, el orden de los factores no altera el producto. Te quiero para toda la vida. Y Mati lo vivirá con nosotros», ha dicho Marta junto a una imagen en la que luce un llamativo anillo de compromiso, así como una enorme sonrisa que habla por sí sola.

marta-pombo-1

Han sido muchos los que han felicitado a la pareja, entre otros, María Pombo, Jorge Bárcenas o Laura Escanes, quienes se alegran muchísimo de que sus caminos se hayan cruzado. Esta pareja encaja a la perfección y se transmiten una gran tranquilidad, algo que la familia de Marta Pombo agradece enormemente a este joven de Bilbao y es que Marta pasó por un momento complicado. Poco a poco y con esfuerzo, Marta Pombo ha encontrado un equilibrio perfecto del que no quiere desprenderse, siendo Luis Zamalloa, más conocido como Zama, el único capaz de revolucionarle sus días.

 A finales de octubre, Marta Pombo sale de cuentas

Está previsto que su hija llegue al mundo a finales de octubre, siendo el 21 de octubre cuando saldrá de cuentas. Si bien el embarazo está saliendo bien, ya que el seguimiento de los médicos así lo indica, hay algo que a la influencer le preocupa. Su bebé, de momento, está de nalgas y, además, no tiene demasiado líquido amniótico, una situación que se está mirando con detalle y por la que han aumentado sus visitas al ginecólogo.

marta-pombo-1

Este no es el primer matrimonio para Marta Pombo. La joven pasó por el altar con el que era su novio de toda la vida, Luis Giménez, sin embargo, su matrimonio duró tan solo un año. Ambos se desean lo mejor y esperan que al otro le sonría la vida, aunque ya sea sin la compañía del otro. Su relación duró unos 10 años en total, pero terminaron tras el confinamiento y cada uno comenzó su vida por separado. Entonces Marta no imaginaba la sorpresa que le iba a deparar la vida, pues meses más tarde llegó ‘Zama’ a su vida y desde aquel momento no ha dejado de sonreír.