María Teresa Campos no se ha quedado de brazos cruzados y harta de que Bigote Arrocet no recoja dos coches de su casa, los ha mandado al desguace.


María Teresa Campos no escondió nunca que su ruptura con Bigote Arrocet la dejó desolada. El humorista tras años de relación rompió con ella y dejó sus pertenencias durante meses en casa de la presentadora, lo que dificultó que olvidara al cómico. Cuadros, ropa, objetos e incluso coches…eran muchos los recuerdos que la malagueña veía día tras día en la mansión que posee a las afueras de Madrid. Si bien Edmundo recogió casi todas sus cosas en febrero del pasado año, lo cierto es que hasta hace muy poco todavía seguían estando dos coches en el garaje de María Teresa. Cansada y con la paciencia agotada, María Teresa Campos ha ordenado que los vehículos acaben en un desguace, lo que le ayudará a pasar página.

Gtres

La periodista hace 10 días habló con un amigo que le ofreció la posibilidad de que estos coches de su expareja dejaran de ser un problema para ella. Según ha desvelado ‘Es diario’, María Teresa accedió a la propuesta y permitió que estas dos propiedades de las que Edmundo ya no se acuerda tengan como destino un desguace. Aunque no fue del todo fácil, pues la comunicadora necesitaba una copia del DNI para ejecutar su transporte, una operación que pudo conseguir con una copia del documento de identidad de Bigote que ella tenía en su casa. A pesar de que Bigote no se ha pronunciado todavía y no se sabe si los reclamara, lo que nadie duda es que esta decisión para María Teresa ha sido difícil. La Campos ha esperado casi dos años para que el que fuera su pareja recogiera la totalidad de sus cosas, pero ante su inacción ha dado carpetazo a este asunto.

María Teresa Campos le ha dado muchas oportunidades para que las recogiera, de hecho, cabe recordar que en febrero del pasado año abandonó su vivienda durante unas horas para evitar así un encuentro incómodo. Le encargó a Gustavo, su mano derecha y en quien confía plenamente, para que él fuera quien le recibiera, siendo horas después cuando Bigote abandonó para siempre la casa en la que había vivido sus últimos años de vida. Pocos imaginaban entonces que la propiedad de María Teresa guardaba dos coches del humorista en su garaje. Su separación fue traumática para la malagueña y ella estaba deseando que todo lo que tuviera que ver con Edmundo desapareciera de su casa. Hastiada de que Bigote no moviera un dedo por recogerlos, se puso en contacto con su amigo y le dio luz verde para que estos vehículos dejaran su casa para siempre. Sin retorno. «Llama y que se los lleven», dijo María Teresa Campos según la citada publicación.

No ha sido fácil que María Teresa pueda empezar de cero, tampoco ha vuelto a ocupar su corazón desde que ella y Bigote Arrocet rompieran. Tras una discusión su relación terminó vía WhatsApp, lo que a ella le rompió en mil pedazos y lo que años después le lleva a lanzarle todavía zascas públicamente. Cerró la puerta a una reconciliación, por lo que su historia de amor forma parte del pasado.