La modelo ha reaparecido en un acto público y no ha podido evitar las lágrimas al ser preguntada por la triste noticia de la muerte del exmarido de Raquel Revuelta.


María José Suárez no ha podido evitar mostrar en público lo afectada que estaba tras la muerte de Miguel Ángel Jiménez, el empresario sevillano y exmarido de su gran amiga, Raquel Revuelta. El empresario falleció este jueves después de no poder superar una operación cardíaca, una noticia que ha dejado a toda la familia destrozada.

Al ser preguntada por la triste noticia, la modelo no ha podido evitar las lágrimas y ha tenido que abandonar el photocall porque no podía seguir hablando: «Esta mañana la verdad es que cuando nos enteramos…», comienza diciendo entre lágrimas. No ha podido seguir hablando y ha tenido que irse.