Lucía Sánchez, la concursante de ‘La isla de las tentaciones’, ha acudido a su clínica de confianza para someterse a una operación de pecho


‘La última tentación‘ está al rojo vivo y los participante se encuentran reviviendo su experiencia en República Dominicana. Los que fueran concursantes de ediciones anteriores, vuelven a las diferentes villas para saldar las «cuentas pendientes» que tienen. Una de las estrellas del programa es Lucía Sánchez, de la tercera temporada. Abandonó la isla en solitario tras romper con su novio Manuel y después comenzó una relación con Isaac, el que fuera novio de su amiga Marina y que rompiera su relación poco después de empezar su romance. Este trío se convirtió en uno de los más ‘jugosos’ de la edición y que más juego está dando en ‘La última tentación’. Ahora, la joven desvela que durante estos meses se ha sometido a una operación de pecho para encontrarse perfecta con ella misma.

Lucía Sánchez se sometió a esta operación después de ‘La última tentación’

A su vuelta de ‘La última tentación’ (el programa se grabó durante este verano), Lucía Sánchez quería operarse el pecho pero conseguir un resultado natural evitando así que se vea artificial. Por este motivo, acudió a las Clínicas Diego de León, su centro de belleza de confianza, para someterse a una mastopexia. Gracias a esta intervención conseguiría un pecho elevado y realzado, decir adiós a las estrías y todo ello sin aumentar volumen, por lo que el resultado sería muy natural. Su problema era debido a que durante los últimos años había experimentado diferentes cambios de peso que le han repercutido de forma directa en el estado de su pecho.

Se ha sometido a una mastopexia: ¿qué es?

Por este motivo, y aconsejada por su compañera Fani Carbajo, acudió a la mencionada clínica para someterse a esta operación. La operación de Lucía Sánchez consistía en una mastopexia, es decir, una elevación de pecho que mejora la proyección sin necesidad de repercutir en el volumen. Aunque se puede hacer con o sin implantes, debido al estado del pecho de Lucía, definitivamente era necesario la colocación de implantes redondos. Así lo cuentan desde la clínica. ¿Por qué? «La elección de implantes redondos garantiza que la parte superior del escote luzca bien proyectada, es decir, que el volumen del pecho no se concentre únicamente en la parte inferior, sino que se distribuya de forma proporcional tanto arriba como abajo. Como ella insistía en que quería mantener su volumen, finalmente se decantó por uno de los implantes más pequeños, de unos 260 cc aproximadamente», cuentan.

Aunque el resultado definitivo comienza a apreciarse a partir de los seis meses, un mes después de la intervención el resultado ya era visible. Lucía Sánchez está muy contenta con el resultado final y no ha dudado en compartir su historia junto a la clínica con todos sus seguidores para que también tengan al alcance esta situación sin un resultado artificial.