El  viernes se casan. Por fin. Y vais a poder verlo todo, todo, en SEMANA, el próximo lunes. Kiko Matamoros y Makoke, que se han hecho de rogar, ‘formalizan’ su relación. De una vez.

aaa_4329-jpg
Kiko Matamoros y Makoke, en Salvador de Bahia, donde pasaron una luna de miel anticipada, publicada en SEMANA en exclusiva.

Les ha costado lo suyo, para qué nos vamos a engañar. Hasta cinco veces anunciaron su boda (yo no las he contado, lo dijeron el otro día en ‘Sálvame’), pero esta sí que sí. Es una boda que va a callar bocas, lo que ahora se ha dado en llamar ‘zasca’, para aquellos que no creían que este momento iba a llegar y que pensaban que Kiko y Makoke solo estaban estirando el chicle de su situación mediática.

Kiko y Makoke han tenido crisis, momentos abruptos, discusiones… Como Felipe y Letizia. Como cualquier pareja. Hasta Casa Real lo reconoció. Nada excepcional. Han convertido en ‘reality’ las diferencias familiares, los enfrentamientos con los hijos, sus reconciliaciones… En SEMANA hemos sigo testigos de su pre-luna de miel en Brasil, nos hemos colado en su casa, hemos asistido a las pruebas de traje de Kiko… ¿Qué diferencia hay con ‘Las Campos’? El medio, nosotros papel, ellas audiovisual. Podemos decir que hemos hecho su propio ‘docu-reality’. ¿Por qué no? Y en ambos casos ha sido un éxito.

makoke1
Makoke, en el último reportaje de SEMANA, en el que nos habla del momento personal que está viviendo.

La boda tiene morbo, mucho. Por sus presencias, por sus ausencias. Rocío Carrasco hace unos días se casaba con Fidel y no estaban sus hijos, ni sus hermanos, pero ella es felicísima. Eso dice. Y yo la creo. Hay asuntos que no se pueden remediar de un día para otro, las heridas cicatrizan lento y el orgullo es un mal que tarda en marcharse. Aún quedan muchos capítulos por escribirse.

Ya queda menos para saber cómo será el vestido de Makoke, quién llorará, quién no, quién hará de Massiel con su mantón o de Ortega Cano y su ‘estamos tan a gustito’… ¿A quién le caerá el ramo de Makoke? ¿Flirteará Terelu con alguien? O mejor dicho, por un casual, ¿aquel alguien que le gustó de la boda de Rociíto estará en esta? 

Lo bueno que tiene la vida es que es un espectáculo, como decía Rocío Jurado, ya herida de muerte, y que nosotros en SEMANA vamos a tener asientos privilegiados para poder contarlo.