Kiko Matamoros se ha sincerado este martes con la coach Cristina Soria. El colaborador se ha abierto en canal y reconoce algunas de las inseguridades que le han surgido a raíz de ‘Supervivientes’: “No pretendo ser un campeón olímpico, pero en ‘Supervivientes’ me encontré con problemas que arrastro desde hace tiempo. Estaba rodeado de gente más joven, que físicamente responden de otra forma en situaciones extremas y me sentí muy mal en ese sentido y me afectan especialmente las bromas entorno a eso… Me he sentido frágil”. Asimismo, ha hablado del aspecto positivo que ha tenido su paso por el reality. Y es que ha dejado atrás sus adicciones. Al menos, de momento. Hace cinco meses que no consume drogas.

Kiko Matamoros
Tecinco

«Las adicciones son para toda la vida, lo sabe cualquiera que tenga una adicción a cualquier sustancia, a cualquier bebida o que tenga una historia de tipo psicológico o incluso sexual», ha explicado. «¿La lucha contra eso? De verdad que lo llevo bien. No me condiciona en absoluto. Tengo clarísimo lo que quiero, que es defender mi salud por encima de todo y la felicidad de la gente que me quiere».

«Si algún día tengo una recaída no tendré ninguna vergüenza en reconocerlo», dice Kiko Matamoros

«Mis compañeros y mis amigos saben perfectamente que lo que digo es cierto y si algún día tengo una recaída no tendré ninguna vergüenza en reconocerlo públicamente«, añadía. «Llevo cinco meses y pico fuera de esa historia y no creo que me haya afectado ni en el carácter ni en nada. Es más, creo que lo que me afecta en el carácter es un tónico que lleva cafeína o taurina… A veces lo tomo a las nueve de la noche o a las tres de la mañana. Y es de alguna manera es un sustitutivo y me ayuda a estar despierto y a desechar cualquier tentación de estarlo de otra manera».

Kiko-Matamoros-sálvame
Foto: Sálvame

Matamoros se ha puesto en manos de Cristina Soria para abordar el irascible comportamiento que ha mostrado en sus últimas intervenciones en el programa: “No solo me daba cuenta, si no que era consciente de que estaba en una situación casi limite por distintas circunstancias. Es evidente que mi comportamiento no fue el mejor”.

Hace apenas unos días abandonaba el plató de ‘Sálvame’ tras un encontronazo con su compañera Carmen Alcayde: “Entendía como algo que me afectaba, algo que tenía que tomar enserio, algo que para los demás era una broma. A mí me producía ese dolor y ese rechazo”. Una de las cosas que lleva peor lleva son los comentarios en los medios por su edad, así como las constantes alusiones a los 40 años de diferencia que tiene con su pareja, Marta López Álamo: «Hay comentarios que hacen daño».