El colaborador ha hablado de cómo le ha afectado el fallecimiento de Mila en su artritis psoriásica.


La muerte de Mila Ximénez ha dejado un profundo vacío en Kiko Hernández. El dolor por su ausencia, además, le ha provocado un empeoramiento de la enfermedad que padece. Así lo ha contado en ‘Sálvame’. Durante una intervención del doctor Sánchez Martos se ha hablado sobre la artritis psoriásica. Esta dolencia degenerativa y autoinmune es la que ha llevado al colaborador, en multitud de ocasiones, por la calle de la amargura.

«La artritis psoriásica está muy vinculado a estados nerviosos y, posiblemente, te tiene que haber afectado más coincidiendo con estos meses en los que has estado preocupado por Mila y después por su pérdida», decía el médico al colaborador. Este ha confirmado que, en efecto, ha notado un empeoramiento considerable tras el fallecimiento de su compañero. «Muchísimo, muchísimo», admitía.

No cabe duda de que las emociones han hecho mella en él. Tras perder a Mila, admitía en ‘Sálvame’ que le iba a costar mucho superar su ausencia: «Se me ha ido una amiga como pocas». Y confesaba un mensaje que le había dado la sevillana antes de morir: «Que va a estar muy pendientes de todos nosotros y que nos hará señales para que sepamos que sigue pendientes de nosotros. Yo le dije: espero que no sea por la noche».

© Telecinco.

En diciembre de 2020, Kiko Hernández se presentaba en los estudios de Telecinco en silla de ruedas. «Esto es por la artritis psoriásica, que me da por la lumbalgia», explicaba. Su dolencia le ha provocado molestias y fuertes dolores. Incluso ha tenido importantes problemas de movilidad.

Ha llegado a tener dificultades para subir las escaleras de su casa

En los momentos más críticos ha contado que «no podía ni subir las escaleras» de su domicilio. Tales eran sus dificultades para desplazarse por su propia casa que a veces se veía obligado a quedarse en la planta inferior: «Había noches que me quedaba en el salón porque era incapaz de subir cuatro pasos».

© Redes sociales.

En otras ocasiones lo hemos visto ante las cámaras con las manos envueltas en unos guantes especiales. Fue el pasado mes de mayo cuando reconocía que llevaba guantes compresores para mitigar los dolores de sus extremidades: «No puedo mover bien la mano derecha porque me dan pinchazos y tengo los dedos inmóviles».

«Era incapaz de cargar absolutamente nada»

Kiko suele tomarse con buen humor sus problemas de salud. «Aunque en Twitter me llamen Michael Jackson», ha bromeado, siempre ha dado las gracias por el apoyo recibido por la audiencia y por sus seguidores de Instagram. «Me habéis hecho la vida muy fácil, porque yo era incapaz en aquella época de cargar absolutamente nada», comentaba en relación a los periodos más duros de su artritis psoriásica.