El colaborador ha compartido en las redes sociales el detalle con el que su compañero Kiko Matamoros y él le han rendido homenaje.


La muerte de Mila Ximénez a los 69 tras un año de lucha contra el cáncer de pulmón ha destrozado a todo el equipo de ‘Sálvame‘. Este miércoles, sus compañeros le han rendido un sentido homenaje en el plató del programa. Kiko Hernández, que era uno de sus mejores amigos, apenas podía articular palabra en el programa especial que sus compañeros y Telecinco le han dedicado este miércoles. Y es que el colaborador era una de las personas más próximas a ella. Se querían a morir. De manera sincera. De manera incondicional.

El sentimiento que los unía era tan poderoso que a Kiko le cuesta encontrar las palabras para describir el vacío que le ha dejado la marcha de su querida amiga. Por eso, a través de las redes sociales ha elegido una imagen para compartir con sus seguidores cómo está viviendo la despedida. En su cuenta de Instagram ha publicado varias instantáneas muy especiales para él.

Instagram

Una de ellas muestra la preciosa corona de flores que «el eje del mal» le ha hecho llegar al tanatorio de la M-30 de Madrid, donde ha tenido lugar su último adiós. «El eje del mal no te olvida. Siempre juntos», reza el arreglo fúnebre. El término, acuñado por Paz Padilla, hace referencia a los tres colaboradores más ácidos de ‘Sálvame’: Kiko Hernández, Kiko Matamoros y Mila Ximénez.

Instagram

También en su cuenta de Instagram, el colaborador ha dedicado unas bonitas palabras a Mila. «Hasta siempre, mi amiga, mi cómplice, mi todo en el programa…no tendré días en mi vida para agradecerte todo el cariño y todo el amor que me has regalado durante estos 20 años, buen viaje… gracias… gracias… gracias… TE QUIERO!», ha destacado en su post.

Telecinco

Horas antes de su último adiós, Kiko se rompía en directo al hablar de Mila. «Es un poco complicado, pero lo quiero decir. Estoy enfadado, porque a lo mejor ella en un año… Es un poco complicado, pero lo quiero decir», decía, sincero. «Las decisiones con tu vida puedes tomarlas cuando te dé la gana. He escuchado cómo se le daban esperanzas y ella me dijo 50.000 veces: ‘Quiero saber la verdad’. Si estar un mes con mi hija. Si estar un mes con mis nietos. Si estar en Marbella… Creo que muy claros no han sido con ella y a lo mejor este año podría haber hecho otras cosas», sentenciaba.

«Va a estar muy pendiente de todos nosotros»

Con sus palabras, Kiko Hernández dejaba claro que no estaba de acuerdo con la información que se dio a su amiga sobre su evolución. «Se me ha ido una amiga como pocas», admitía. Asimismo, revelaba cómo fue su última conversación con sus seres queridos. «Recibí una llamada de su hija Alba y me dijo las últimas palabras que Mila quería decirme a mí. Me dijo que el miércoles o el jueves quería verme, pero ya no daba tiempo porque estaba muy cansada y quería descansar y que la sedaran».

Ese mensaje que Mila tenía guardado para él y para a todos sus compañeros del programa era el siguiente: «Que desde el cielo nos iba a cuidar a todos. Que va a estar muy pendiente de todos nosotros y que nos hará señales para que sepamos que sigue con nosotros. Yo le dije: espero que no sea por la noche», contaba, con sentido del humor.

En el programa especial dedicado a Mila, Kiko Hernández recordaba con cariño algunos de los momentos vividos a su lado a lo largo de las últimas dos décadas. Momentos en los que quedaba presa de los nervios, en los que soltaba alguna barbaridad o le espetaba una de sus habituales ironías.

«Había tardes que era para matarla y otras que era para ponerle cuatro pisos en la Castellana»

Hace dos años, cuando Mila entró en ‘GH VIP’ en 2019, el colaborador fue una de las personas que más campaña hizo a favor de su concurso. También fue quien la animó por todos los medios a no dejarse llevar por el desánimo y a superar sus bajones para seguir en la casa de Guadalix de la Sierra hasta el final. No en vano quedó tercera finalista del ‘reality’.

Al recordarla, añadía, entre risas: «Había tardes que era para matarla y había otras que era para ponerle cuatro pisos en la Castellana», haciendo referencia a su fuerte temperamento.