Buenas noticias para el entorno de la colaboradora de ‘Viva la vida’: su hijo y su novia esperan su primer bebé.


Buenas noticias para el entorno Matamoros. Javier Tudela espera su primer hijo. A sus 26 años, el hijo de Makoke se convertirá en padre por primera vez, por lo que la colaboradora de ‘Viva la vida’ se estrenará como abuela en 2021. Un feliz acontecimiento que cambiará para siempre la vida del joven empresario, quien mantiene una relación sentimental con Marina Romero, una atractiva joven que trabaja como modelo e ‘influencer’ y que es su compañera de posts de Instagram y de aventuras por todos los rincones del mundo.

@javier_tudela14

«Y hasta que no me soportes más caminaré por ti», decía un enamorado Javier a su novia el pasado mes de febrero a través de su cuenta de Instagram. No cabe duda de lo enamorado que está. Ahora, con su decisión de tener un bebé dan un importante paso y se convierten en una familia.

El encargado de desvelar la noticia del embarazo de la novia de Tudela ha sido Kiko Hernández, quien ha anunciaba en los primeros segmentos de ‘Sálvame’ que lanzaría  «un bombazo» relacionado con uno de los colaboradores del programa. «Hay una persona muy conocida de ‘Sálvame’ que está esperando su primer hijo», decía. «Si lo que dicen mis fuentes se confirma y no me han engañado, María José alias Makoke va a ser abuela porque Javier Tudela está esperando su primer hijo. Hemos llamado a la abuela, al abuelo, al nene, a la nena, al papá, a la mamá. Todo el mundo está apagado curiosamente hoy. Y esta gente cada que lo llamamos contestan», subrayaba.

Vídeo: Europa Press

«Los han visto en una consulta ginecológica dándoles la enhorabuena… Javier Tudela está esperando su primer hijo». Y recalcaba que hace tres días el joven había hecho referencia a su momento «más feliz». Unas palabras que coincidían con su visita al médico. Minutos después, Lydia Lozano explicaba que había hablado con Tudela padre y que, en efecto, su hijo se convertirá en padre este año: «Me lo acaba de confirmar Javier Tudela abuelo».

Foto: Gtres

A sus 51 años, Makoke se convertirá en abuela por primera vez. Una noticia que seguro alegrará enormemente a la malagueña, una mujer apasionada por su familia. Hace apenas cinco días, con motivo del cumpleaños de la colaboradora de ‘Viva la vida’, su hijo le dedicaba un bonito mensaje de felicitación: «Aquí yo estoy para ti ! MUCHAS FELICIDADES». Ella respondía, emocionada: «Te quieroooo todoooooooooo». Su hija Anita Matamoros, por su parte, le dedicaba otro bonito mensaje: «Cumple años la alegría de mi vida, mi madre. Luchadora como ninguna. Te adoro», a lo que su progenitora contestaba: «Tú si que eres el motor de mi vida. Imposible quererte más».

La andaluza, enamorada de Javier Berrio, celebraba su aniversario disfrutando de una velada con los suyos en un restaurante madrileño. “Muy feliz, rodeada de la gente que tiene que ser», admitía.

Telecinco

A quien le pesaba su cumpleaños sin una de las personas más queridas era Kiko Matamoros. El madrileño, que también ha cumplido años recientemente, contaba había disfrutado de una celebración de aniversario inolvidable: «Me emociona recordarlo porque no ha sido fácil coincidir con cuatro de mis hijos. Me empiezo a sentir un poco patriarca de un clan que no me he sentido nunca. Creo que nunca nos habíamos reunido así por mi cumpleaños. Mi cumpleaños no he sido mucho de celebrarlo con mis hijos… más con amigos. Pero este año las cosas están como están. Este año he dado esa posibilidad y la verdad es que me gustó mucho».

En aquel encuentro hubo una gran ausente: su hija Anita Matamoros. «No puedo engañar a nadie. No puedo decir que estoy feliz y que no me importa. Quiero tener buena sintonía y buena comunicación». Está claro que desea acercar posturas con ella y que ve que la relación es «recuperable», explicaba. Desea un acercamiento con la benjamina de su prole, no por ello piensa dar marcha atrás en su relación con Marta López, a quien su hija no dirige la palabra: «Lo digo claro: no voy a pasar por encima de qué cosas. Ahí ya no parto peras. Ya somos mayorcitos. Por encima de todo está el sentido de la justicia. No quiero maleducar a mis hijos y que se crean que todo el monte es orégano».