SEMANA ha entrevistado a la actriz Isabel Torres con motivo del final de la exitosa serie de los Javis, «Veneno» y nos ha confesado cómo se encuentra


La nueva serie producida y dirigida por los Javis, Veneno, ha supuesto todo un éxito de crítica y público. Sus tres actrices se han convertido en las artistas más demandadas y su legión de fans cada día es más espectacular. Isabel Torres, que interpreta a Cristina Ortiz en su última etapa, está viviendo el momento más dulce y a la vez el más amargo de su carrera. Nada más comenzar el rodaje le diagnosticaron un cáncer de pulmón que le cambio la vida por completo. Sin embargo, esta actriz no se ha rendido y lejos de achicarse, sacó fuerza y coraje para terminar el rodaje y comenzar su tratamiento. SEMANA ha entrevistado a la actriz de moda, justo cuando finaliza la mítica serie que la ha catapultado a la fama.

¿Cómo estás viviendo este momento?
Esto está siendo una pasada. Nunca imaginé el efecto que tendría todo esto. Está todo el mundo hablando de la serie y siento una sensación increíble.

Llevas muchos años dedicándote al mundo del espectáculo, sin embargo, es ahora cuando te ha llegado tu gran oportunidad a nivel nacional.
Desgraciadamente nadie es profeta en su tierra. Llevo muchos años haciendo radio y televisión, he hecho mis pinitos actorales en alguna serie y películas, pero no había tenido la oportunidad de dar el salto a la península en unas situaciones óptimas. La tele te puede encumbrar, pero también te puede convertir en un juguete roto. Gracias a dios me ha llegado la oportunidad a mis 50 años y lo estoy disfrutando a tope.

¿Te imaginabas tanto éxito de público y crítica?
Había algo interior que me decía que sí y me susurraba que esto era para mí. Yo le he hecho con todo mi cariño y la mayor humildad posible, porque hay mucha gente detrás y que además admira a Cristina. También debo de reconocer que había muchos miedos, la mente es muy traicionera y siempre te pone pro y contras cuando algo es positivo y puede ser para tí. Justamente por eso hay que obviar este tipo de pensamientos y dejarte llevar por tu corazón y tu intuición.

Dices que «nadie es profeta en su tierra». Ahora que te ha llegado este reconocimiento nacional, ¿has sentido en Canarias el apoyo de la gente?
Mira, a nivel personal sí. La gente me da mucho cariño por las calles, pero a nivel institución, todavía no he tenido la oportunidad de ver qué pasa. Vamos a esperar a que esto se emita en abierto. Yo ya tengo la cabeza muy bien amueblada y no me dejo llevar por pasiones, porque tampoco tengo edad ni tiempo para eso. Ahora voy a disfrutar y si me viene el éxito en mi tierra, me encantará aceptarlo y sino me viene, pues seguiré luchando y seguiré trabajando en los proyectos que me parezcan bellos y tengan un contenido que me interese.

Te llega la oportunidad de tu vida y en pleno rodaje te diagnostican un cáncer de pulmón, ¿qué sientes en ese momento?
Que un día te digan que padeces un cáncer de pulmón, con metástasis en los huesos, que además duele mucho, pues en un primer momento te asustas y piensas que la vida no tiene sentido. Pero esto me ha pasado por algo.

Isabel, ¿y cómo te encuentras?
Mi cáncer ha remitido una barbaridad. He pasado de multimetastática a oleoanastásica, es decir, que tengo muchas células en mi cuerpo que son cancerígenas y que vamos a matarlas ya con radioterapia. De hecho, este sábado estoy en el hospital sometiéndome al tratamiento. Creo que todo depende de la actitud que la persona tome ante todo esto. Si el éxito me vino acompañado de la enfermedad, tengo convivir con eso y no pasa nada. Mi objetivo, a estas alturas de mi vida, es ser la mejor versión de mí misma.

¿De dónde sacas tanta fuerza?
Si te soy sincera, ni yo misma me lo creo. Creo que soy una tía que tira para adelante y nunca mira hacia atrás. Me lo diagnosticaron en medio del rodaje, justo en el momento que estaba disfrutando más del personaje y había un equipo tan grande los que estábamos haciendo posible «Veneno» que me pareció una falta de respeto el que yo dejara de lado la serie y me tirara a un sillón a deprimirme, cuando había tanta gente que había apostado por mí en este proyecto tan bonito. Entonces me dije: «levántate». Aunque pongan al final de la serie: «en memoria de Isabel Torres» (se pone a llorar)

No llores… ¿De verdad se te pasó ese pensamiento por la cabeza?
Te lo juro que pensé que ese sería mi final. Me dije que aunque fuera lo último que haga, seguiría adelante con la serie. La vida es tan bonita y quizás a lo mejor en su momento no la aprecié y ahora estoy valorando todo y dando mi mejor versión. Cuando tienes una enfermedad como el cáncer, que además es una enfermedad que se estigmatiza mucho y la gente le tiene miedo, lo que tienes que hacer es aprender y crecer, es una oportunidad de valorar muchas cosas que antes no veías.

Sin embargo, aquí sigues y ya te estás preparando para rodar una nueva película en la isla de La Palma
La verdad es que estoy muy contenta que hayan apostado por mí y ,sobre todo, que se ruede en una isla tan preciosa como esa. Tenemos un elenco de lujo y tengo muchas ganas de embarcarme en este proyecto.

De todas tus compañeras, ¿con quién has hecho más piña?Todas nos llevamos genial. Con Lola, al ser paisanas y compartir tantas secuencias, es con la que más lazos he estrechado. Con Paca la Piraña voy a muerte y con Jedet y Daniela, también, pero a otro nivel. Por supuesto, no puedo dejar de nombrar a los Javis. Los quiero mucho y van a triunfar mucho.

¿Eres consciente del legado tan bonito que vas a dejar a las nuevas generaciones?
No soy muy consciente de ello, pero si de verdad es así, me hace muy feliz.

¿Qué le pides al futuro?
Vida. Quiero vivir 10 años más y si pueden ser 20, pues mejor. Quiero vencer al cáncer.