La colaboradora recuerda con mucho sentido del humor el día en que le dijo a la soberana lo «guapo» que es el rey.


Este Jueves Santo, Paz Padilla ha compartido una divertida anécdota vivida con la Reina Letizia. Aprovechando la visita de Jaime Peñafiel al programa, ha recordado el día que se cruzó con la reina y su marido. Todo sucedió en el año 2015, en Telecinco, donde ambas coincidieron con motivo de la visita de los reyes a Mediaset en su 25 aniversario. Entonces, la gaditana, con su habitual desparpajo, le comentó a la soberana lo bien que veía al rey Felipe VI: «Yo le dije: ‘Ay, Doña Leti, por Dios, qué guapo está el Príncipe’. Y ella me dijo: Pues pa’ ti«.

«No fue de broma, me lo dijo de corazón«, puntualizaba la andaluza. «Pensé: ¡Pues yo lo trinco!», comentaba la presentadora, divertida. «Ella cualquier día le pone la corona y la maleta en la puerta», añadía, con muchísima gracia.

Paz Padilla, sobre el rey Felipe: «Le hubiera dado una alegría p’al cuerpo»

Padilla no oculta que el rey le parece sumamente atractivo. «Es un tío enorme, los ojos azules, un torso… Para mí me vale. Con ese cuerpo y esa cara…. ¡Está muy desaprovechado! Yo mido 1,75 y con tacones me voy a 1,82. Yo lo miré de abajo a arriba y de arriba a abajo. Le dije: ‘Yo a ti te conozco de las monedas y los sellos’. ¡Gloria a Dios en el cielo y en la Tierra!… Yo: ¡Ay, Dios mío, cómo le hablo, cómo le digo! ¡Y ella toda seria: Pues pa’ ti!».

«Yo le hubiera dado una alegría pa’l cuerpo a este hombre porque lo veo muy guapo pero un poco lacio», comentaba, ante las carcajadas de sus compañeros. «¡Anda niño que te voy a dar yo galleta del Príncipe de Beckelar!», bromeaba.

Telecinco

Durante el transcurso del programa, Paz Padilla dejó atrás su desternillante relato sobre los reyes para hablar de un asunto más serio. Al anunciar que pronto presentará oficialmente su libro, ‘El humor de mi vida’, señalaba que quiere ayudar a los demás a superar la muerte de un ser querido. «Quiero que la gente deje de sufrir. No se puede sufrir más de lo que toca. Hay que sufrir lo justo y necesario para aceptar y superar la rabia y la angustia», sostenía.

Lydia Lozano, al escucharla, no podía reprimir las lágrimas al recordar a la reciente muerte de su hermano, Jorge Lozano, fallecido por coronavirus. Paz le recordaba: «Mi madre se muere y a los cuatro meses de muere mi marido. La aceptación de la muerte es la naturalidad. Tu hermano iba a morir y tú también te vas a morir. Él solamente se ha ido antes. Por eso yo escribo el libro. No te puede quedar en el ‘no me despedí’. Quédate en el legado, en los años que habéis vivido juntos, en el amor que te tenía y el amor que tú le tenías. Y cuando pienses en él, piensa en el amor. Hay que cambiar las lágrimas de dolor, de angustia y de tristeza por las lágrimas de amor».

Las palabras de Paz Padilla sobre la muerte que hacen llorar a Lydia Lozano

La canaria explicaba que se sentía muy triste por su madre, que ha perdido a un hijo. «¿Tú crees que tu madre no ha reflexionado sobre la muerte? Ella esta más preparada que tú sobre la muerte», le decía la gaditana. «Yo tuve un accidente de tráfico y estuve a punto de morir. No tengo miedo a la muerte«, apuntaba la periodista. «El sufrimiento que tengo es por mi madre. Sufro más por mi madre que por mí. Entiendo que has escrito un libro donde te has explayado y le has dado sentido del humor, pero para mí es pronto».

 

 

«El duelo tiene una fase de aceptación de rabia, pero no te puedes quedar anclado en una de las fases. Tienes que seguir. Es un proceso psicológico», insistía Paz Padilla. «No te puedes quedar anclado en el porqué. Tenemos que entender para qué estamos aquí, a qué hemos venido y saber que esto tiene fecha de caducidad».

La lección de Paz Padilla sobre la vida

«He hecho un proceso, he querido hacerme preguntas antes, durante y después. En el libro me hago muchas preguntas. Por qué nos morimos, a dónde nos vamos… En el alumbramiento a la muerte nadie te ayuda. Pensad en las cosas que dejamos de hacer porque nos pasamos la vida trabajando. La de cosas que dejamos de hacer… ¡Que la vida pasa volando! ¡La vida pasa más pronto que nunca! Os reís porque creéis que vais a vivir 50 años», subrayaba.

La actriz y presentadora concluía su discurso dejando claro que tiene un claro propósito: «La única misión que tengo en la vida es dar visibilidad a la muerte. Aunque os riáis, os estoy ayudando».