Íñigo Onieva es una de las personas más buscadas en este momento. Periodistas apostados en la casa familiar y en la vivienda que compartía con Tamara Falcó intentan saber de su paradero, sin embargo, nadie había conseguido ubicarle hasta ahora. SEMANA publica este miércoles en exclusiva que el ex de la marquesa de Griñón se ha ido de fiesta con sus amigos tras su ruptura, siendo en esta revista donde podrás encontrar todos los detalles de su última salida. Sabemos dónde ha estado Íñigo, el local al que acudió, así como el plan que llevaron a cabo en su pandilla, información que hasta ahora no había visto la luz.

portada-semana-olga-moreno-iñigo-onieva
SEMANA

Mientras que Tamara Falcó se encontraba en México en una conferencia de familias, Íñigo Onieva tenía otro plan alternativo en el que se sentía protegido y a salvo. El relaciones públicas ha visto cómo el descubrimiento de su infidelidad ha impactado de forma negativa en su imagen, por lo que no solo se ha quedado sin novia, sino también con más de un trabajo pendiendo de un hilo. Él, por su parte, todavía no ha dado declaraciones y es que está siendo asesorado por un despacho de abogados que está cuidando al máximo sus movimientos.

Íñigo Onieva no está descartando todos los planes que se le plantean. Esta revista conoce todos los datos acerca de la cita a la que sí acudió con sus amigos, unas horas en las que pudo desconectar y olvidar el vendaval que llegó a su vida el día 23 de septiembre, fecha en la que se filtró el vídeo de Íñigo besando a otra mujer. Desde entonces Íñigo ha acaparado todas las miradas, pues poco después se supo que la versión que había mantenido a su entonces pareja no era cierta. Las imágenes no correspondían a 2019 y sí a 2022, en concreto, se tomaron unos días antes de que pidiera matrimonio a Tamara.

Iñigo Onieva (1)
GTRES

Tamara lejos de querer esconder cómo está, ha seguido hablando de qué siente hacia su ex. Estuvieron juntos dos años, una relación que en tiempo récord saltó por los aires, rompiéndose incluso su compromiso. «Tengo una mezcla de sensaciones. Ha sido un despertar espantoso, pero al mismo tiempo pienso en el perdón…», ha dicho Tamara en una de sus ponencias el pasado fin de semana, donde ha dejado que no siente odio hacia el que era su novio, sino «pena».

Este martes, justo antes de que este medio revele en exclusiva la fiesta entre amigos de Íñigo Onieva, se ha visto a un camión de mudanzas en la casa en la que residía con Tamara Falcó. Este movimiento podría significar que ha cerrado un capítulo y que ha hecho caso al ruego de ella, quien le pidió que sacara todas sus cosas para ella poder regresar a la vivienda. De momento, la marquesa no ha vuelto al espectacular ático que tiene alquilado en el barrio de Justicia (Madrid), un lugar que fue testigo de su historia de amor y también de su dolorosa ruptura.