El jueves 16 de diciembre ha sido complicado para Rocío Flores. Ese día, su hermano David ha cumplido 23 años. Pero en el aniversario del joven no se ha producido ninguna llamada de su madre, Rocío Carrasco. «Mi madre no ha felicitado a mi hermano. Te mentiría si te dijera que sí», admitía la joven, rota por completo. «Sus hijos están aquí y cuando quiera aquí estamos. Mi hermano nunca se va a ir, cuando quiera que lo llame. Yo también estaré ahí. A mí las cosas me duelen». Y es que son cinco años los que el joven lleva sin recibir una felicitación de su primogénita. Al final del día, la colaboradora de ‘El programa de Ana Rosa‘ dejaba atrás los reproches a su madre para compartir un mensaje mucho más positivo.

Así, a través de su cuenta de Instagram ha publicado un bonito collage de fotos de Rocío Jurado y Pedro Carrasco. Curiosamente, este inesperado homenaje a sus abuelos maternos se ha producido dos días después de que se emitiese ‘El último viaje de Rocío’, un tributo a ‘la más grande’ en el que 18 contenedores con todos los recuerdos de la cantante fueron trasladados del almacén donde se encontraban a un polígono industrial en Boadilla del Monte.

«A mí todo homenaje que se haga me parece súper bien y me sabe a poco porque yo como nieta considero que es la artista más grande que ha dado nuestro país. Todo lo que tenga que ver con realzar la figura de mi abuela me parece bien», decía en el espacio matinal sobre el homenaje televisado a la chipionera. Vio el programa desde casa, porque no fue convocada para ir al plato. Eso sí, en caso de haberse producido una invitación, no hubiera ido: «Nadie me invitó y si me hubiesen invitado no hubiera ido».

Telecinco
Telecinco

Horas antes de compartir las imágenes de sus abuelos, la hija de Antonio David Flores y Rociíto revelaba cuál es la única ‘joya’ que atesora de ‘la más grande’. «Hace poco cuando me independicé rescaté un rosario que lo tengo en el joyero. Es lo único que me dio mi madre. Con total certeza no te puedo decir que sea o no de ella«, ha relatado. Rocío ha reconocido en numerosas ocasiones que adoraba a su abuela y que tiene recuerdos muy bonitos de los días que pasó en la propiedad que la cantante tenía en La Moraleja. 

«Mi abuela ya no estaba cuando me lo dio. Como si me diera una botella de agua», señalaba sobre el rosario que tiene de la Jurado. Y aunque su madre atesora 18 containers de recuerdos profesionales y personales de su madre, ella «no tiene nada de ella».