La esposa del futbolista, Álvaro Morata, se ha confesado acerca de la maternidad y ha anunciado que a ambos les encantaría adoptar.


Han pasado cinco años desde que Alice Campello y Álvaro Morata decidieran contraer matrimonio. Ya son padres de tres hijos y ambos aseguran que en su relación en balance es más que positivo, prueba de ello, que tengan tantos planes para su futuro. Entre ellos, dar un giro a su paternidad, siendo la adopción uno de los procesos por los que quieren pasar en un futuro no muy lejano. Aunque ninguno de los dos ha puesto fecha a ese momento, ha sido la italiana quien a través de sus redes sociales ha dado esta inesperada confesión para sus fans. «Mi marido y yo queremos adoptar. Lo hablamos mucho y creo que será algo que hagamos en el futuro. Nos encantaría. Queremos dos hijos más», ha dicho la también empresaria. 

Alice y Álvaro quieren que sus posibilidades sean disfrutadas por alguien más, ya que se sienten afortunados de todo lo logrado hasta ahora. Aunque es una incógnita quién será esa personita y cuándo llegará a sus vidas, lo cierto es que están muy ilusionados con ese momento. No ha sido el único detalle importante que la modelo ha hablado sobre la maternidad y es que en su primer embarazo vivió momentos difíciles a los que le costó enfrentarse. «Ahora estoy bien psicológicamente, pero he pasado momentos complicados. Me gustaría hablarlo bien otro día para ayudar a mujeres que están pasando por lo mismo. Quiero decirles que es normal pasar por momentos complicados porque es un cambio muy grande…Es cuestión de encontrar el equilibrio. Todo pasa. Después de los primeros dos o tres meses todo es estupendo y vuelve a la normalidad», ha añadido.

Aunque sus hijos son muy diferentes entre ellos y le aportan muchísimas cosas, ella estaría encantada de tener una hija. Sobre ellos también se ha confesado y es que para ella son muy especiales. «Leonardo es muy dulce, se pasa todo el día dándome besos, pero es muy movido, no para quieto ni un minuto. Es igual que Álvaro. Alessandro tiene un carácter único, es muy fuerte. Es muy cabezón, pero muy inteligente, lo entiende todo. También es dulce, pero a su manera, cuando quiere. Edoardo es muy tranquilo y bueno. Se ríe todo el día, no llora nunca», ha apuntado en su perfil de Instagram.